De daiquirís en La Habana: el eslabón perdido entre Ernest Hemingway y Maragatería

Por Pablo Alonso González

Pese a que los motivos que me llevaron a mi investigación en Cuba y al deambular por las calles de La Habana sólo tangencialmente derivan de mi vinculación con Maragatería, sabía que antes o después tendría que encontrarme con lo maragato. O, dicho de otro modo, de un modo más sincero para un pragmatista convencido de la inexistencia de predestinación, me sorprendía de no haber aún topado con lo maragato. Bien sabía por mis andanzas en Val de San Lorenzo de la presencia de los Cordero en la prestigiosa manzana de Gómez (hoy en proceso de restauración tras su debacle absoluta) con su sastrería El Sol, donde los viejos profesionales de clase alta todavía hoy recuerdan con cariño hacerse los trajes a medida, y la Sociedad de Naturales de Val de San Lorenzo en La Habana, temas que trato en  mi libro “Etnoarqueología y gestión del patrimonio: Val de San Lorenzo y Maragatería”.sastrería el sol

Sastrería El Sol, 1913.

Pese a que me resistía a seguir esa línea de pesquisa que tanto me atraía, para dedicarme a lo que allí me ocupaba, varias entrevistas llevaron a que, sin yo buscarlo intencionalmente, distintas personas comenzaran a hablar de los dulces que venían de los “magatos” o los “maragos” o de un sitio de “nombre parecido a Asturias”. Una especie de mantecados, muy secos, que había que empapar “de cualquier cosa para tragarlos”. Todas las infancias que recordaban las mantecadas de Astorga, por supuesto, eran infancias previas a la Revolución, que progresivamente difuminó los patrones de consumo y conducta de herencia española. El punto de inflexión llegó en forma de una impertérrita custodia llamada Marianelys, afirmaba solemnemente que pese a su (orgullosamente llevado) origen italiano, en La Habana “los que mandaban eran los gallegos” (entendidos en Cuba como españoles en general).

Después, comentando la estrepitosa llegada (y absurda recepción por parte de los habaneros) de una superstar estadounidense a Cuba (Beyoncé) y su estadía en el hotel más caro de La Habana (el Saratoga), Marianelys comentaba que “ese también lo fundaron los de por allí, los maragatos. Esos también hicieron el New York. Se decía que eran gente rara”. Evidentemente me pudo la curiosidad,  que me llevó a la hermana de Marianelys, mayor que ella, y que secundariamente me derivó al historiador de Habaguanex (marca turística de la Oficina del Historiador de la Habana). Rafael Fernández Moya, historiador consumado, había empezado a estudiar los árabes, decía, a partir de su descubrimiento de los maragatos, gentes que, según me explicaba, “provenían de Egipto”, y de las que nadie sabía cómo habían ido a dar a parar a España y a América. Y que después “se fajaron con los brasileños y con toda la gente de por ahí p’abajo, y que parece ser que los gauchos se visten como ellos, o son ellos adaptados a las américas, o vaya usté a saber”. Sólo al tercer día que nos encontramos comprendió que yo era de Maragatería, ya que él pensó desde el primer momento que me estaba quedando con él cuando le decía que era maragato, pero de los de verdad.  “¡Déjate de jodedera, gaiego!”, respondía.

Cuando salía de su despacho a tres días de volver hacia España y sin ninguna información más sobre la pista de los maragatos, Rafael, historiador de los hoteles de la ciudad, me para los pies con su grave voz bailando al son de su memoria, que le trae el recuerdo del Hotel Florida, que, insiste, debo visitar. En la calle Obispo, el de los patios. Allí, acaba de recordar, se encuentra el Piano-Bar Maragato.piano bar maragato

Efectivamente, en uno de los hoteles más lujosos de La Habana de la primera mitad del siglo XX (deja de funcionar en 1950), luce en la puerta de un espacio dentro del patio la letra dorada del Piano-Bar Maragato, nombre dado por los restauradores del inmueble al lugar en honor al coctelero o barman más famoso de principios de siglo en Cuba: Emilio González, el maragato. Tan famoso como los míticos Ribalaigua o Economides, parece ser que el maragato, según fuentes varias, tuvo un papel fundamental en la creación y difusión del Daiquirí a partir de 1913, cuando empieza a servirlo en el Hotel Plaza de La Habana. Esto, hasta que más adelante Ribalaigua lo perfecciona en El Floridita y Ernest Hemingway lo mitifica con sus melopeas de supuesta índole cultural en dicha tasca. Si bien el maragato no legó su coctelario, Ciro Bianchi Ross ha podido recuperar la que parece ser era su opus magnum: el Maragato Special. Bienvenido sea el Maragato Special de aires tropicales para las gélidas noches de nuestra tierra. Bienvenido sea también el Maragato Special para aquellos maragatos, emigrantes  e inventores siempre, que puedan hoy en cualquier parte del mundo recordar su tierra tomando un trago mirando al cielo.

Y estrujarse el cerebro para encontrar el dichoso marrasquino.

Maragato Special. Ingredientes y preparación:

En la coctelera añadir:

Trozos de hielo (para frapear)

Media onza de zumo de limón

Un golpe de marrasquino

Media onza de zumo de naranja

Media onza de vermut blanco

Media onza de vermut rojo

Media onza de ron carta oro

Batido y colado. Servir en copa de cóctel.

Gracias a Marianelys en la Casa de Asia, a Yessi Montes de Oca por llevarme a ella, a Rafael Moya y a Ciro Bianchi por no dejar al maragato caer en el olvido, y finalmente a Pedro Cordero.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Emigración maragata. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a De daiquirís en La Habana: el eslabón perdido entre Ernest Hemingway y Maragatería

  1. Miguel Centeno Ares dijo:

    Un tío de mi madre de Valdespino regentó el hotel Belgica en la Habana en torno al año 1930, se llamaba Miguel Ares, me gustaría tener más datos aunque él ya falleció poco después, regentando aún el hotel.

  2. Paul Orchid dijo:

    Qué interesante, escríbeme a pabloag10(a)hotmail.com y te paso en contacto con personas que pueden darte información sobre él, y a los que les puede interesar tus datos para sus investigaciones sobre hoteles en La Habana. Aunque parece que el Bélgica dejó de funcionar, yo por lo menos no lo conozco. Un saludo, Pablo.

  3. iliana dijo:

    Muy interesante y agradablemente escrito, todo lo relacionado con la historia de mi pais es manjar divino, pues antes de… se sabe poco, gracias por tus investigaciones, la mayor parte de mi familia tiene raices españolas de apellidos angueras o angueiras y los Rojo, dicen ser de islas canarias y andalucia no tenemos muy claros la procedencia pero nos dejaron de herencia su character y el gusto a la Buena mesa jejeje, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s