Cuarto Milenio en Maragatería: “El culto a los muertos”

celda_de_la_emparedadas1Maragatería y Cuarto Milenio: una relación necesaria.

Por Álvaro Sutil

El próximo domingo día 21 el programa Cuarto Milenio, de Cuatro, emitirá un reportaje realizado hace unos días en Astorga sobre la peculiar Celda de las Emparedadas, anexa a la iglesia de Santa Marta. Un monumento único en Europa según el investigador y archivero diocesano José Manuel Sutil, a quien preguntaron los periodistas del programa que dirige Iker Jiménez en su visita a la ciudad maragata.

Concretamente fue un leonés que trabaja para este espacio televisivo, Nacho Ares, el que ha llevado esta investigación, la cual le ha deparado más sorpresas de las esperadas. Y es que no solo se ha hecho un reportaje sobre dicha celda sino también sobre la iglesia de Chana de Somoza, que esconde interesantes pinturas detrás de sus revestimientos (este se emitirá posiblemente a finales de mayo). Dos reportajes, dos visitas y mucho por contar. Iker Jiménez tiene en las faldas del Teleno un verdadero filón, y a buen seguro que lo sabrá explotar con rigor y buen hacer, aunque habrá que esperar a la emisión del programa para opinar. De momento han sabido acudir a la mejor fuente. Sutil, (y no solo es cuestión de cariño y admiración por mi parte, que también) es el mayor experto en Maragatería que existe, y lo es por tres razones básicas. La ha estudiado en profundidad, la ha vivido intensamente desde que nació y la ama de una manera superlativa. Algo que no tienen muchos de los que se consideran ‘expertos en la materia’.

Pero vayamos por partes. Ares quería saber qué era y para qué servía una celda de este tipo. Parece claro que en esta celda, durante la Edad Media, se recogían o encerraban de por vida mujeres, digamos, de mala vida. Y allí solo salían una vez fallecidas. Vivían de lo que les daban los transeúntes y peregrinos, ya que la celda está a la vera misma del Camino de Santiago. Lo que no está tan claro según el archivero es si estas mujeres eran obligadas a entrar y emparedarse allí o lo hacían por su propia voluntad. Nada es descartable ya que los métodos de la Iglesia durante el Medievo no eran los más sutiles. A pesar de las conjeturas ningún documento encontrado hasta ahora desvela este misterio.

La construcción de esta celda al lado de la iglesia de la patrona de la ciudad tenía su significado concreto. En el habitáculo había dos vanos. El referido que daba a la calle y por donde entraba la limosna, y otro que se comunicaba con el presbiterio, para que las mujeres pudieran seguir los cultos y eucaristías. Y el lector puede pensar que el presbiterio de la Iglesia de Santa Marta está al otro lado, pero resolveremos ese dilema contando que la antigua iglesia de la santa estaba construida en sentido inverso, donde ahora está la entrada antes se situaba el Altar Mayor, con lo que la duda queda despejada. También se hace necesario recalcar que este monumento es único en todo el Continente, y se encuentra en Astorga. Digo esto porque muchas veces queremos vender lo que no tenemos y no nos damos cuenta de lo que sí existe en la localidad.

Pero la cosa, como subrayo al principio del post, no quedó ahí. Nacho Ares se dio cuenta que Sutil y su Maragatería querida eran una mina de oro, y nunca mejor dicho. Hablando sobre las particularidades de esta tierra Ares conoció la existencia de varios asuntos más, como las pinturas de la iglesia de Chana de Somoza y prometió una segunda visita como parte de la realización de un reportaje sobre pinturas ocultas en iglesias.
Ese segundo viaje fue muy productivo. Ares se desplazó con Sutil al pueblo de Chana. Allí se erige un templo de transición entre el románico y el gótico, lo que el arqueólogo astorgano José María Luengo llamó ‘Románico Maragato’ con gran acierto, que esconde varios misterios. Las iglesias construidas durante ese periodo en la zona maragata, se decoraban en su interior con grandes pinturas, que ocupaban el grueso del templo. En el siglo XVIII, con motivo de las pestes que asolaban media Europa muchas de estas paredes interiores de las iglesias se encalaban, tapando toda la decoración. Ahora, tres siglos después, y con el deterioro de ese revestimiento dichos ornamentos empiezan a salir a la luz. Algo que ha interesado a los responsables de Cuarto Mileno de sobremanera. Ares, acompañado por Sutil y mediante equipo técnico especial, consiguió descubrir dos restos de estas pinturas. Por una parte, a la derecha del Altar Mayor, se ha observado una pintura que representa a un diablo rojo, con la palabra Hermógenes (uno de los santos con este nombre fue un legionario romano martirizado por convertirse al cristianismo junto con otros compañeros de armas) escrita al lado. Algo extraordinario y por investigar.. Además, detrás del retablo también pudieron observar, gracias a una cámara especial, una gran imagen de Santiago Peregrino. ¿Acaso parte de lo que cuenta el Códex Calistinus? Pero el archivero y el periodista sospechan que la iglesia y sus paredes esconden mucho más.
frescos
Imagen-Santiago-retablo-barroco-iglesia-Santiago-Chana-Somoza
Dos reportajes realizados (recuerden el primero se emite este domingo) pero una colaboración que puede extenderse aún más, incluso con la presencia de Sutil en el plató del programa. Y es que el redactor Nacho Ares quedó fascinado con las peculiaridades, misterios, simbologías y leyendas que encierra la comarca maragata. Algo lógico si entramos en toda la mitología que existe sobre el monte Teleno, considerado un Dios por los antiguos moradores que trabajaban en sus yacimientos auríferos, esclavos traídos por los romanos desde el norte de África en su mayor parte. Un Dios (Marti Tileno) que era dador de vida y muerte, lluvia y sol, bonanzas y desgracias. Un monte, para ellos y también para algunos romanos, completamente sagrado. Y así lo atestiguan varios vestigios como los situados en Quintana del Marco. Mucho por descubrir, mucho por ver, como la aparición de cientos de huesos humanos en las iglesias de la zona, que eran utilizadas para enterrar a los muertos, que cuando llenaban la sepultura iban siendo sacados para una fosa común también situada en la iglesia. Templos con bustos que no son lo que se creía, espadañas que se coronan (como la de Chana), no con cruces cristianas como se ha pensado, sino con águilas imperiales de las legiones romanas… un sinfín de cosas que contar, que mirar y que descubrir. Vivimos en una tierra poblada desde varios siglos antes del nacimiento de Cristo, y eso, como poco, es para pensarlo.

Álvaro Sutil

Entradas realcionadas:

Cuarto Milenio descubre pinturas ocultas tras el retablo de Chana

Cuarto Milenio rastrea el culto de los muertos en Maragatería

El enigmático “círculo del Teleno” en Cuarto Milenio

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología maragata y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s