La carrera del bollo y “La Peregrina” en el Burgo de Osma (Soria)

Por José Manuel Sutil Pérez

Estas letras quiero que sean un gesto sencillo de agredecimineto a José María y a la que desde el sábado 20 de octubre es su esposa, la astorgana, con ascendencia maragata en Santiagomillas, Sonia Cobos, auxiliar de nuestro Archivo Diocesano de Astorga, y de una familia muy conocida en la ciudad, por la invitación de su boda -pasábamos de 300 invitados- del que suscribe y tres sacerdotes más de la Diócesis de Astorga. Todo fue hermoso en vuestra boda, José María y Sonia, desde la ceremonia en una catedral tan bella, como es la de El Burgo de Osma, en la que siete sacerdotes fuimos testigos de la unión ante el Señor, que siempre une, pero nunca separa, hasta la respuesta de la Banda de Música municipal, que os acompañó con su destreza musical durante toda la jornada. Pero la sorpresa fue “el guiño maragato” que nos tenías preparado, sobre todo para la representación tan numerosa de Astorga en vuestra boda. Como maragato me dio la impresión de que era un sueño no realidad lo que oímos y vimos, cuando al salir los novios de la catedral, un tamboritero con su flauta y tamboril y no precisamente maragato, sino del Burgo de Osma, que durante un mes estuvo aprendiendo los toques y sones maragatos, ya quelo propio de su repertorio soriano lo acompaña con dulzaina y el redoblante, os estaba esperando tocando, nada más y nada menos que “La Peregrina”, el baile principal de las bodas en Maragatería, que en palabras de Concha Espina, las maragatas bailan “con giros de clásico sabor y mucha honestidad”, como ella pudo comprobar y observar en 1912. Pro si esto no fue suficiente, una pareja de maragatos: tu hermana Silvia de Maragta y el astorgano Armando de maragato, que acompañaban al tamboritero y tu padre el padrino de la boda portando el bollo -un muñeco representando un maragato de pan, adornado con plumas de colores y otros adornos- que un panadero del Burgo elaboró, con una fotografía del “bollo maragato” que tú Sonia me habías pedido hace mucho tiempo.
La amplia y hermosa plaza de la Catedral se convirtió en un escenario maragato cuando los jóvenes de la boda, unos de Astorga y otros del Burgo, “corrieron el bollo”, ante la admiración y sorpresa por tan peculiar costumbre frecuente en la provincia leonesa, no solo en la Maragatería, si no también en otras comarcas de León donde la denominan “carrera de la rosca”. Os deseamos toda la felicidad posible en este mundo, y que tu padre José María se recupere, si esa es la voluntad del Señor, y que los invitados con un fuerte aplauso en el comedor del restaurante agradecimos por su valentía de estar en la ceremonia y en el banquete casi hasta el final.
Este “guiño maragato” que nos ofrecisteis en vuestra boda, José María y Sonia y que en estas líneas he reflejado no puede terminar si no es con unos versos de “la boda maragata”:

La madrina es una rosa,
el padrino es un clavel,
la novia es un espejo
y el novio se mira en él.

¡Qué vivan y revivan
los señores novios!
¡Qué vivan y revivan
y vivamos todos!

José Manuel Sutil Pérez 25/X/2012
Publicado en El Faro Astorgano

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Boda Maragata. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s