El pan de Valdespino de Somoza

La guardiana del saber, Concepción Vidales, sobó la masa e hizo el pan. 

En su cocina de humo, con un horno de 250 años, enseñó a los jóvenes el ritual

Concepción Vidales Vizcaíno, 77 años, transmitió su saber ayer a tres generaciones de Valdespino de Somoza. En su cocina de humo, entre nubes de harina y rezos, Conce elaboró el pan en la demostración con la que las Fiestas de las Nieves fueron abriendo boca.
Aunque los más remolones no lo consiguieron, ayer tocó madrugar en la localidad de la Somoza. Con el hurmiento preparado el día anterior -“se deja dormir toda la noche”, aclaró la maestra-, a las ocho de la mañana empezó el amasado. Entre sobe y sobe, Conce fue recordando historias de moliendas, ante la atenta mirada de los más pequeños. “Llevábamos el trigo y el salvado en el burro al molino de Boisán, a ‘La Molinica’”, empezó a relatar, “siempre íbamos por caminos y por el monte, salíamos dos o tres a la oscurecida y caminábamos por la noche. Recuerdo que nos salían al camino primero los del monte, aunque nunca nos hicieron nada, y después la Guardia Civil. A veces hacíamos juerga, otras veces íbamos a manzanas por las huertas de Boisán y después nos salían los mozos de Villalibre y Luyego para quitárnoslas, aunque cuando espabilamos, las metíamos entre la harina y el salvado y no las encontraban”. Pero la harina, tal y como venía de La Molinica todavía necesitaba un pase por la ‘piñera’ (la cernada) para pulirla bien.

 Entre cuento y cuento, llegó la hora más esperada: el ritual de la cocción. Antes de meter la leña de encina en el horno de 250 años, primera bendición del ‘forno’ con el ‘tollo’. Cuando las ascuas empezaron a hacer filigranas, llegó el momento de la segunda bendición del ‘forno’, esta vez con la pala, y a continuación rezó: “Pan enfornado, Cristo alabado. Pan el horno, Cristo con todo. La Virgen Santísima que venga por el bollo. Dios que la acrentó en el campo que la acreciente en el horno. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Amén, que las ánimas benditas nos lo cuezan bien”. Y una tras otra fueron entrando en el ‘forno ‘ las siete hogazas.
En la fiesta no faltarán bailes maragatos, verbenas, juegos para los niños y el ambigú en el casino. En la torna fiesta del lunes,se celebrará un filandón sobre los nombres de los parajes que rodean el pueblo.

La Crónica de León | M.A. Reinares | 03/08/2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gastronomía maragata. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s