El extraño caso del menhir maragato que cobró vida

menhir liebre en Luyego de Somoza

Si la liebre alguna vez fue deidad, aquí esta su tótem.

En Maragatería las piedras son enigmáticas y mágicas.

Alguna, como esta, tiene la capacidad de cobrar vida, erguirse, y trasladarse al pueblo vecino fincándose orgullosa, oteando el horizonte, cual liebre levantada por el perro del cazador que tras su huida y cobrada suficiente distancia se asienta sobre sus patas traseras y se pina olisqueando el aire, sintiéndose a salvo.

Cama del -Mehir liebre- en Quintanilla de Somoza

Tal fue la furia del arranque de su huida que se dejo el rabo.

Ese rabo lo guardo yo por si algún día regresa…

Quién sabe si otras piedras también cobrarán vida y cambian su empadronamiento.

Seguiremos atentos.

Fito Somoza 24/07/2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueología maragata. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El extraño caso del menhir maragato que cobró vida

  1. Paco dijo:

    ¡Qué susto si te la cruzas por la carretera!

  2. adrian dijo:

    esa piedra tenia dueño verdad? igual el dueño se la dio al pueblo vecino y la gente habla mas de la cuenta…

  3. Adolfo B. F. dijo:

    Otras que también cambiaron de empadronamiento: La losa pa pasar la zalla de la puntea. Las grillandas de la serrería del ti Benéitez, o las del forno de Práxeres en el Cantón. Las dovelas de la puerta maragata de Isaac todas antes en Quintanilla de Somoza. Tranquilos hay más… SE ABRIÓ LA VEDA!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s