La tradición del “mayo” en Lucillo de Somoza

Lucillo mantiene la tradición del mayo que llevaba 21 años perdida

El pueblo maragato Lucillo recuperó hace dos años la tradición de colocar mayos, después de 21 años en los que esta actividad se había perdido, entre otras causas, por falta de población. Actualmente el empeño de sus vecinos ha conseguido recuperar la tradición para situar el monigote en lo alto de un poste enramado, a diez metros de altura, frente a la iglesia del pueblo. En la iniciativa también colaboran mujeres, pese a que tradicionalmente era una actividad reservada sólo a los hombres. La colocación del mayo solía hacerse por la fiesta de la Ascensión y como este año ha coincido en domingo los vecinos de Lucillo instalaron el mayo el sábado por la tarde acompañados de la música de la flauta y el tamborín maragatos.«Se colocan las ramas y el mayo con el tronco en el suelo, y después éste se eleva a mano con ayuda de una punta y una escalera. Una vez en pie, se coloca en el agujero hecho en el suelo». Los vecinos planean mantener la tradición en próximos años y  la figura permanecerá en su emplazamiento hasta el Corpus.

 

 

 

 

Castrillo de los Polvazares

En Castrillo de los Polvazares también era tradición poner el mayo. Esta tradición se perdió a principios de los años 60 y tuvo una brebe aparición a finales de los 70 o principios de los 80 con el último mayo colocado hasta la fecha. El mayo también contaba con la tradición de bailar el día de su instalación alrededor del poste al ritmo de la flauta y el tamborín. El mayo era conservado hasta San Juan, noche en la que se quemaba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología maragata. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La tradición del “mayo” en Lucillo de Somoza

  1. Marisabel SOTTOSANTO-SALVADOR dijo:

    ¿Puedes explicarme mejor que significa “el mayo”? Veo las imágenes pero no me doy cuenta del significado que tiene esto para los maragatos.
    Gracias de antemano.

    • David A. Fdez. dijo:

      Hola Marisa,
      La acción de plantar el mayo es un rito ancestral, resquicio de antiguas clebraciones paganas vinculadas a celbraciones celtas. Por esta razón no solo se da en Maragetería. Más adelante publicaré una entrada sobre su origen.

      • Laura González dijo:

        ¿Es una tradición celta o germánica? Porque en Alemania también tiene mucha tradición. Cuando investigues más, me cuentas. 🙂

      • Héctor-Luis Suárez Pérez dijo:

        Hola a los dos. En efecto, el “mayo” nos sitúa ante una reminiscencia de ritos vegetales pre-romanos que, a lo largo de todo el año, todavía se suceden “por tradición” en muchos lugares de toda Europa. Pero, en su caso como en otros, no se puede afirmar su vinculación exclusiva ni casi particular a ningún hito ni pueblo concreto – salvo cuando algún historiador romano hizo acopio de alguna de ellas en sus escritos y detalló sus características y protagonistas, como en algunos casos hiciera entre otros Estrabón -. Además, esta afirmación técnicamente no se puede sostener porque, tales manifestaciones rituales en su mayoría fueron romanizadas e integradas por aculturación y asimilación en festividades plenamente romanas que resultaron extendidas y mantenidas por todo el imperio. Por todo ello, aparecen en lugares lejanos y variopintos.
        En estos casos es difícil saber quién fue primero, si la gallina o el huevo y mucho más conocer la raza de gallina, en especial cuando no existe ningún vestigio que no sea la costumbre, enriquecida o sesgada por los siglos y un sin fin de culturas. El llamado celtismo o pan-celtismo es un tópico que, a fines del XIX, adoptaron varios intelectuales protagonistas del arranque del nacionalismo cultural galaico y lo hicieron de cara a sentar bases etnohistóricas de un hecho diferencial. Hoy, en el plano de las ciencias humanas y conocidos algunos vericuetos más de la historia europea, es incorrecto hacer planteamientos en esa línea, aunque cada uno puede hacer lo que crea oportuno.
        Espero que os aclare algo, pues, además de otros elementos rituales vegetales repartidos en su celebración por todo el calendario anual, hay mayos vegetales estrictamente, como varios de la provincia y otros que por ejemplo se ponen cuando hay un “canta-misa”, delante de su casa, así como estos antropomórficos que presentan la figura de un pelele o espantapájaros en lo alto de un poste y que suelen finalizar en una hoguera al término de su periplo mensual. También existen muchas áreas de nuestra península donde “se cantan” por las calles “los mayos”. Una costumbre que en relación a nuestra provincia, salvo en el caso de Villafranca del Bierzo y algún dato relativo a su existencia en el Bierzo y La Cabrera, los cancioneros provinciales más antiguos son muy parcos en alusiones muy puntuales y veladas, lo que nos hace sospechar que esta del canto no fue una costumbre que se practicase en nuestro territorio leonés, al menos a lo largo de los últimos doscientos años y en relación a estas fechas de mayo, pues sí se mantuvo en relación a ciertos cortejos de “novios” la noche de colocar los ramos en las ventanas

      • David A. Fdez. dijo:

        Hola Hector Luis,

        Cuando utilicé el término “celta” me refería simplemente a pueblos prerromanos.

        Gracias por tu comentario.

  2. Marisabel SOTTOSANTO-SALVADOR dijo:

    Gracias a ustedes que han tratado de aclararme. Pero en si, los mayos son monigotes ???? con qué fin se colocan??? y en qué momento se incineran??? Tendrá algo que ver con la llegada de la primavera??? Bah…. no sé, pero si pueden saber algo más para comentarme, lo agradeceré. Saludos

    • David A. Fdez. dijo:

      Hola Marisabel,
      El “mayo” en Lucillo, propiamente, es el poste con el monigote. Se trata de una tradición que ha quedado como reminiscencia de celebraciones prerromanas vinculadas a ritos vegetales. De ahí que el “mayo” se enrrame (adorne con ramas y hojas) y que el monigote sea mujer, referente a la fertilidad. El nombre actual de esta tradición proviene simplemente del mes en que se celebra. Incluso las danzantes maragatas femeninas reciben el nobre de “mayas” puesto que las danzas rituales se ejecutaban por estas fechas, y que luego pasaron a ligarse al Corpus Cristi. Era costumbre que en algunos pueblos el “mayo” se conservase hasta la noche de San Juan cuando se quemaba. En Lucillo se conserva hasta el día de Corpus Cristi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s