Mantecadas de Astorga, un salvoconducto contra la crisis

Los fabricantes van salvando las ventas gracias a la IGP ‘Mantecadas de Astorga’

Los seis fabricantes de mantecadas de Astorga van salvando las ventas en los momentos más duros de la crisis gracias al ala protectora de la IGP ‘Mantecadas de Astorga’. Lejos de amilanarse los industriales del dulce “hemos apostado para que todos intentemos marcar el cien por cien del producto. Es mejor estar amparado por una marca de calidad”, asegura el presidente del consejo regulador, Pedro Fernández.

La IGP nació en 2007, cuando comenzaba a larvarse la peor recesión de la economía europea desde la década de 1930. Desde entonces las cifras de ventas y marcaje del producto han ido mostrando una caída que sólo repuntó en la primera parte de 2009 para después volver a caer, “la crisis se empezó a notar a finales de 2009”, precisa Fernández. El marchamo de calidad del dulce típico de Astorga comenzó etiquetando 283.000 cajas en 2007, bajó a las 261.000 en 2008, experimentó una subida en 2009 llegando a marcar 275.000, pero en 2010 la cifra descendió a las 232.000 cajas y en 2011 el consejo regulador emitió 199.000 etiquetas. El descenso se explica porque la mantecada es “un artículo de regalo, de capricho, no es de primera necesidad”, señala.
Las expectativas para este año son “de momento mantener el tipo, esperar a que nos venga un buen verano porque cuando más vendemos es en el segundo semestre del año y después siempieza a reflotar haremos campañas publicitarias”, explica el máximo responsable de la IGP.
El eje monumental de Astorga es, sin duda, el mejor escaparate del único dulce con denominación de origen de Castilla y León. Las confiterías diseminadas por el casco histórico de la ciudad son los puntos de mayor venta del producto, cuyas compras se concentran en los fines de semana. No obstante la mantecada también llega a cadenas de supermercados, a las áreas de servicio sobre todo de Madrid y Valladolid, Asturias es otro de los puntos donde está muy introducida, pero el mercado a ‘mimar’ es el gallego, “es nuestro consumidor favorito”, subraya Pedro Fernández. En Galicia, la tradición de poner en la mesa de Navidad una buena bandeja con mantecadas ha dejado un poso en los consumidores que aún permanece.
Donde más han descendido las ventas es en los puntos de carretera, “nosotros también vivimos de ella, sobre todo desde la salida de Madrid hasta La Coruña, pero ahora prácticamente está muerto. Antes se paraba más la gente a comer, ahora la ves comiendo un bocadillo, se nota que se sale con menos presupuesto”, indica el presidente.
El logro más importante del consejo regulador es “haber mejorado mucho la calidad, la hemos igualado, unificado, entre todos los fabricantes”, destaca Fernández. Y en cuanto al futuro inmediato del órgano que regula la IGP,los seis empresarios maragatos del dulce seguirán manteniendo la marca de calidad a pesar de los recortes, “nos sentimos apoyados por las instituciones, por la Junta, la Diputación, el Ayuntamiento y la Cámara” pero “como subvenciones no hay”, han tenido que aplicar la tijera en el presupuesto anual.

Diario de León | M.A. Reinares | 18/05/2012

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gastronomía maragata y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s