Roma bateó el oro del Teleno con 78 minas

La sierra fue transformada en una gran batea para extraer el oro con agua de cumbres y ríos. El mayor complejo de minería romana del mundo suma 38 kilómetros cuadrados

Los romanos convirtieron la sierra del Teleno, hace dos mil años, en una gran batea de escala industrial para extraer el oro. La arrugia, técnica de explotación minera que utiliza la fuerza del agua para beneficiar el metal rey, tiene en las 78 minas auríferas de la sierra del Teleno el ejemplo más espectacular de minería hidráulica de època romana existente en el mundo. Esta gran industria minera sumaría, si se juntaran todas las explotaciones, un total de 38 kilómetros cuadrados. Para separar el oro de los materiales estériles en grandes canales de lavado se encauzó el agua por canales y se almancenó en depósitos. La investigación realizada por el ingeniero y profesor de la Universidad de León Roberto Matías ha puesto al descubierto, además, los 135 kilómetros de canalizaciones existentes entre la cota 1.400 y la cumbre del Teleno así como 90 depósitos de agua. La longitud de los canales se triplicará, como mínimo, cuando se complete la investigación de la red hidráulica por debajo de los 1.400 metros, un trabajo en el que Matías calcula que invertirá otros dos años de su tiempo y dinero. Aparte de inventarios de uso interno y alguna publicación divulgativa, que ni siquiera ha sido entregada a los Ayuntamientos de la zona, ni el Ministerio de Defensa -titular del campo de tiro que «guarda» parte de las minas- ni la Consejería de Cultura, que tiene las competencias en Patrimonio han hecho ningún trabajo para ampliar las investigaciones parciales que hizo Claude Domergue en los años 70 -él fue quien lo bautizó como el «mayor complejo mundial de minería romana»– y otros investigadores en los años 80. Los romanos ensayaron en el Teleno diferentes técnicas extractivas hidráulicas, desde la explotaciones en peines o arados a través de zanjas poco profundas como se puede ver en Las Moraceras o los Pinares de Castrocontrigo, a las zanjas canales y cortas de arroyada debido al ensanchamiento de aquellas. En otros depósitos de oro, como Fuco Chico y la Piozadera, en Luyego, utilizaron el sistema de ruina montium, que, como se hizo en Las Médulas, combina el uso del agua y un sistema subterráneo de pozos o galerías. También existen ejemplos de minería subterránea como la Cueva de los Moros de Tabuyo. En el noroeste peninsular hay medio millar de minas de oro de época romana. En el Teleno los trabajos adquirieron tal envergadura que en la vertiente norte -la que coincide con el campo de tiro del Ministerio de Defensa- hay 18 kilómetros de extensión continuada de explotaciones auríferas en la ribera del río Duerna, desde Molinaferrera. Los restos más espectaculares, son el poblado minero de la corona de Quintanilla y las zanjas canales de lavado con toneladas de cantos amontonados -las murias- resultado de la evacuación de escombros para obtener el oro. «La magnitud de los trabajos de minería romana en la sierra del Teleno llega a alcanzar en su conjunto dimensiones y volúmenes superiores a los registrados en Las Médulas», asegura el ingeniero Roberto Matías. Su estudio ha destapado un patrimonio oculto por el olvido y en parte prohibido, al estar dentro del territorio del campo de tiro que el Ministerio de Defensa utiliza para entrenar a sus tropas y probar armamento sofisticado de Europa. «Sólo podremos saber cuántos trabajadores hubo en las minas del Teleno si acotamos su período de funcionamiento» ROBERTO MATÍAS, ingeniero de Minas y profesor de la Universidad de León

Un sistema minero irrepetible cercado por 55 kilómetros cuadrados de campo de tiro

El sistema de explotación puesto en marcha por los romanos en la sierra del Teleno no se ha vuelto a repetir, «no es comparable» ni siquiera con la minería hidráulica de California y Alaska durante la fiebre del oro en el siglo XIX, precisa el ingeniero de minas Roberto Matías. La minería hidráulica a cielo abierto es la más importante por su extensión y el volumen de materiales removidos. Pero tiene una diferencia sustancial con las técnicas utilizadas modernamente. En las explotaciones romanas «el agua actúa sólo por la acción de la gravedad y la presión atmosférica», mientras que en California, se idearon sistemas de tuberías de agua a presión elevada. Si las Médulas son Patrimonio de la Humanidad desde 1997 -y Bien de Interés Cultural desde 1931- por constituir la mayor explotación minera de la antigüedad, los valles y laderas del Teleno albergan el «mayor conjunto mundial de minería romana que se conoce» sin ningún tipo de reconocimiento oficial, ya que el único expediente de declaración de Bien de Interés Cultural en la zona -la Corona de Quintanilla- está paralizado y duerme en los cajones de la administración desde 1981. La excepcional concentración de trabajos mineros, especialmente en los ríos y arroyos que drenan su vertiente norte, prefirió ignorarse desde los años 80 «en beneficio de la defensa nacional». El campo de tiro impide explotar lo que hoy sería «un importante recurso turístico, cultural y medio ambiental» para la zona, como reconoce la alcaldesa de Luyego, Marisa Rodríguez. Los 55 kilómetros cuadrados que ocupa este centro de adiestramiento se sitúan en la parte central de la sierra, pero afectan hasta la cumbre del Teleno que durante años ha sido blanco de los proyectiles con que ensayan las tropas periódicamente, y también a las localidades aledañas como Filiel, Boisán y Luyego. El compromiso del Ejército de Tierra para hacer investigaciones exhaustivas del material arqueológico del campo de tiro se ha limitado a una publicación divulgativa que no aporta novedades y que salió a la luz en el 2005. Como si de un secreto militar se tratara, ni siquiera los municipios de la zona lo han recibido. Ahora están confiados, al menos algunos como el de Luyego, en que el Ministerio de Defensa «haga los estudios que ha prometido», subraya la alcaldesa. Marisa Rodríguez llama la atención sobre la dejadez de la Junta en sus funciones de protección del patrimonio. «La Junta ha hecho siempre oídos sordos», denuncia la edil del Partido Socialista, que también echa en falta el apoyo de la cabecera de comarca, Astorga, de su mismo partido político, al igual que de la Diputación provincial. El objetivo irrenunciable para los municipios afectados por el campo de tiro es que «cese la actividad con fuego real» de modo que las acciones que se lleven a cabo en este campo estratégico «no sean dañinas para las personas, el medio ambiente y el patrimonio».

Diario de León | A. Gaitero | 12/11/2006

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueología maragata y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Roma bateó el oro del Teleno con 78 minas

  1. Pingback: La fiebre del oro vuelve a La Maragatería | Blog del tamboritero maragato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s