Los maragatos vistos por el viajero ruso Botkin en 1845

En 1845 el ruso Vasili Petrovich Botkin recorre España. Fruto del viaje son las “Cartas sobre España” recién editadas por Miraguano Ediciones, con traducción y cuidado editorial del profesor Ángel Luis Encinas Moral. Botkin es un rico comerciante, erudito y políglota, un viajero de época que no evitaba visitar la Península, pues estaba de moda. El exotismo, lo diferente y heterodoxo, los ecos del heroísmo español en las guerras napoleónicas, más las informaciones recibidas de otros rusos y viajeros románticos provoca la curiosidad de Botkin. Su relato se le puede encuadrar entre los mejores de este tipo de literatura del s. XIX.

 

La obra va dando cuenta de tópicos. Profundiza en el modo de vivir. Se adentra en la historia y anilaza los porqués del modo español. En este análisis, y recogiendo estereotipos destaca la recurrente referencia a los arrieros, y dentro de este colectivo a los maragatos. Y una vez más señala las diferencias que van desde el modo de vestir al de ser: “Especialmente sorprende por su originalidad la ropa de los maragatos, una tribu independiente con sus propias costumbres, usos y carácter. Los maragatos viven en las montañas de León, cerca de Astorga. Es magnífico que sus especialidades no emanan de motivos religiosos: simplemente viven en estrecha comunidad, manteniendose al margen de lo que no sea maragato. Todos ellos se dedican exclusivamente al trasnsporte de mercancía en mulas y su honestidad es tan extraordinaria que se les considera la gente más fiel de toda España; por ello, el envio de dinero, por ejemplo, en sumas importantes, se confía aquí no a correos, si no a los maragatos, y noa ha habido un solo ejemplo de que alguno de ellos haya engañado a sus poderdantes. En general esta gente es de cartacter serio y callado y así con el resto de los muleros (arrieros) no pasa un minuto en el camino sin que entonen alguna canción, los maragatos no cantan nunca. Sus caras ofrecen una expresión algo seca y severa, como la que se encuentra habitualmente en los rostros de los secretarios” (pág. 125)

Esta es la única referencia que aparece en la extensa obra de Botkin. En el texto es breve, pero suficiente y nuevamente revela el carácter del arriero maragato. Ciertamente Botkin no pasó por Léon pero recoge información y da cuenta de la percepción social y fama de estos leoneses.

Por otra parte, el texto aparece tras referencias curiosas sobre los muleros y las diligencias peninsulares. Más allá de la cita reseñada, la obra de Botkin, que aparece por primera vez en español, bien puede calificarse como única en su género y equivalente a los textos de P. Merimé, T. Gautier y G. Borrow. Es un gran texto de literatura de viajes.

Rogelio Blanco Martínez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura maragata y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los maragatos vistos por el viajero ruso Botkin en 1845

  1. David A. Fdez. dijo:

    Comentario de Titín Crespo Rodríguez en el grupo de facebook “Los amigos de Astorga (la quieren difundir):
    “Muy interesante la publicación y me ha hecho gracia la referencia al rostro severo de los maragatos, similar al de los secretarios. Yo soy maragato y secretario, espero no tener el careto hosco por partida doble. Gracias, David, un saludo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s