“Coballo Grande”, el rincón más inhóspito de Maragatería

“Lagos glaciares en las estribaciones del Monte Teleno” por Alex Mazaira

Hace algunos años mi amigo David Andrés me mandó una foto de un abrupto valle en la que se veía un circo glaciar con un pequeño lago. A penas teníamos información de su ubicación exacta, aunque sabíamos que se encontraba en la Sierra del Teleno. Decididos a llegar hasta ese lago, no tardamos mucho en situarlo en un mapa, si bien no encontramos a penas información sobre él, y es que éste se encuentra, sin duda, uno de los rincones más inhóspitos y menos conocidos de toda la Maragatería. De hecho, es posible que ésta sea la primera descripción de carácter montañero de ese valle glaciar.

El lago de este valle resultó no ser un lago, si no dos, uno grande de 105 x 30 m y otro más pequeño  de 30 x 27 m.  La ubicación de estos dos lagos, a unos 1800 m de altitud, hace que sean muy estacionales, estando colmados en épocas de grandes lluvias y deshielo, y quedando prácticamente secos en periodos estivales o de muy poca precipitación. Debido al invierno especialmente seco que hemos tenido este año, sin apenas nieve, el lago pequeño se encontraba totalmente seco, y en el grande persistía tan solo un poco de agua en forma de hielo. Aquí he encontrado un par de fotos en las que se pueden ver los dos lagos repletos de agua, aunque no dan ninguna referencia a ellos.

Existen varias formas de llegar hasta este lugar, aunque la más gratificante y hermosa es partir desde el pueblo de Molinaferrera siguiendo el curso del Arroyo del Cabrito hasta la base del Valle del Coballo Grande, ascendiendo después por éste hasta el circo glaciar, situado a 1800 m. Esta ruta discurre primero por el fondo del Valle del Cabrito, entre pastos con vacas, robles, álamos, espinos albares, escobas y urces, donde el caminante se puede encontrar fácilmente con corzos, perdices y zorros. Durante el posterior ascenso por valle glaciar la vegetación cambia, encontrando principalmente escobas, urces, tojos, prados alpinos y algún enebro rastrero.

Otra opción mucho más fácil (a la vez que dominguera) de llegar a estos lagos es ir en coche por la carretera del Puerto del Morredero y aparcar en su cota más elevada, a 1960 m, justo debajo del Cerro Coballos (2012 m), desde donde se asciende primero por un sendero para descender luego hasta el circo glaciar y los lagos, situados a poco más de un kilómetro de distancia de la carretera.

 Geología

Todas las formaciones rocosas que se atraviesan en esta ruta son de edad ordovícica. En la parte baja, en el valle del Arroyo del Cabrito, afloran pizarras negras con una marcada foliación, mientras que en el Valle del Coballo Grande afloran secuencias de pizarras, areniscas y algún banco de cuarcita. Todas estas rocas sufrieron una gran deformación durante los periodos de las orogenias Varisca  y Alpina, formando pliegues a pequeña y gran escala. En las paredes del valle del Coballo se puede observar algunos ejemplos buenos de cómo los estratos de estas rocas se encuentran totalmente plegados.

En toda la Sierra del Teleno se pueden encontrar indicios de erosión glaciar. Existen varios valles con la característica forma en U y con un  amplio circo glaciar en su parte alta, entre los que destacan el Valle del Coballo Grande y el valle del Arroyo de Peña Bellosa. En este último además existen dos morrenas laterales perfectamente visibles, una en muy buen estado y otra parcialmente destruida por una mina romana (ver siguiente foto). Mientras que más al sur existen numerosos lagos de origen glaciar, como el Lago de Truchillas, el Lago de la Baña o el Lago de Sanabria, en la Sierra del Teleno solo existen los dos pequeños lagos del Valle del Coballo.

Los lagos glaciares se suelen formar al final de la lengua del glaciar, en su zona de deshielo, o en las depresiones que a veces deja éste en zonas más altas,  como es el caso. En la parte frontal del circo de este valle existe una elevación rocosa que actúa de presa natural, en la cual se puede ver como el macizo está totalmente pulido por la acción abrasiva del glaciar (ver siguiente foto). Este tipo de erosión es muy rara de ver en toda la Sierra del Teleno, ya que las rocas se encuentran tan fracturadas que suelen aflorar con formas más escarpadas.

En la parte baja de este valle glaciar existe una acumulación de sedimentos de origen fluvioglaciar en forma de terraza, la cual se encuentra parcialmente erosionada tanto por el arroyo del propio valle glacial, como por el Arroyo del Cabrito. Estos sedimentos más finos fueron arrastrados por el agua del deshielo del glaciar y depositados en el fondo del valle. Sin embargo, en las laderas y praderas de las zonas altas del valle se pueden observar materiales mucho más gruesos formando canchales, e incluso se puede llegar a ver algunas rocas solitarias de gran tamaño denominadas bloques erráticos.

Mi compañero

Aunque en esta ocasión me aventuré en solitario hacia las montañas, un buen compañero se me unió al poco de empezar la ruta. Era un mastín leonés de gran cuello y cola enroscada. A todos los que solemos ir al monte a menudo nos ha pasado que de vez en cuando se nos une un perro, o varios, a la expedición.  Al principio pensé que solo me acompañaría un cacho, hasta que me hubiera alejado de la granja que custodiaba. Sin embargo, al rato comprobé que su intención era acompañarme hasta el final, a sabiendas de que si lo hacía podría conseguir un trozo de comida sabrosa. A mitad de la empinada ascensión por el valle glaciar, entre la espesa vegetación, pensé que ya había desistido, pero no, ahí seguía. En los últimos metros de la ascensión el pobre perro ya estaba totalmente derrengado y avanzaba detrás de mí, los dos al mismo ritmo. Y aunque no llevaba demasiada comida, me vi obligado a darle un poco de lo que llevaba, se lo había ganado. Lo más curioso es que este perro me era familiar, y al llegar a casa comprobé que justo 3 años antes él y otro perro se nos habían unido en una ruta que habíamos hecho por el valle del Arroyo del Cabrito. A este perro o le gusta mucho la aventura, o pasa mucha hambre.

Descripción de la ruta:

En Molinaferrera se toma la pista que sale a la izquierda de la Ermita del Cristo, justo a la entrada del pueblo. Esta pista suele estar en bastantes buenas condiciones, por lo que se puede ir con el coche  por él hasta el puente Arandanedo, a unos 2,6 km del pueblo. A partir de este puente el acceso en automóvil está restringido, por lo que se debe aparcar para proseguir caminando por la misma pista. Unos centenares de metros después del puente existen dos bifurcaciones, y en ambos casos se debe tomar el camino de la derecha, de este modo la ruta irá siempre paralela al Arroyo del Cabrito. Tras dejar atrás la minicentral hidroeléctrica el camino transcurre sin pérdida a lo largo del valle en dirección oeste, pasando por varios prados de pasto y por un pequeño puente de madera, hasta llegar a los Corrales de las Bouzas, en donde se pueden ver restos de antiguas brañas y corrales para ganado. 500 metros después de este lugar se llega a la base del Valle del Coballo Grade, el cual se eleva hacia el sur hasta alcanzar los 2000 m de altitud. En ese punto se debe cruzar el Arroyo del Cabrito para comenzar la ascensión.

En el Valle del Coballo Grande no hay sendas ni caminos, por lo que se debe ir campo a través siguiendo el curso del arroyo. Además, existen dos grandes escalones de varias decenas de metros con pendientes más que considerables. El primero de ellos está situado en la mitad del valle, y se encuentra totalmente cubierto por una densa vegetación formada principalmente por escobas y urces, lo que, sumado a la pendiente, hace que el ascenso aquí sea muy lento y tedioso. En este punto es altamente recomendable ir junto al arroyo, ya que la vegetación es algo menos densa, y en caso de no haber mucha agua se puede ascender por las rocas de sus orillas. Pasado este tramo, las escobas desaparecen y solo quedan zonas de urces y hierbas altas, por lo que el resto de ascensión es más llevadera. El segundo escalón da acceso al circo glaciar en donde se encuentran los lagos, y está formado por canchales y paredes de roca. Aquí se recomienda ascender por la parte izquierda del escalón, ya que es mucho menos aérea y tiene menor pendiente. En cuanto se supera este último tramo se llega a una zona elevada desde donde se tiene una fabulosa panorámica de todo el circo y el lago grande.

El regreso se puede realizar por el mismo camino de ida o bien seguir ascendiendo por el flanco izquierdo del valle hasta alcanzar la gran cresta divisoria de la Sierra del Teleno, siguiendo por ésta en dirección sureste hasta el Collado del Palo, donde se toma el camino del mismo nombre, el cual baja de nuevo hacia la minicentral del valle del Cabrito.

Artículo de Alejandro Mazaira Pereira, 6 de marzo de 2012

Datos de interés:

– Tipo de ruta: Ruta lineal

– Distancia: 16 km (Ida y vuelta)

– Hoja mapa MAGNA50: 192 (Lucillo)

– Hoja mapa topográfico MTN25: 192-III (Molinaferrera)

– Tracks GPS: No hay

Videos montados por Alex con fotos de las montañas de León.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rutas por la Maragatería y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a “Coballo Grande”, el rincón más inhóspito de Maragatería

  1. Muchas gracias David. Interesantísimo reportaje que, con tu permiso, pondré en mi album sobre el Teleno, para que la gente lo conozca un poco mas a fondo. Yo en mis tiempos de campamentos algo de eso pisé, pero hoy no se si sabría llegar ya…

  2. Juan Carlos Campos dijo:

    Muy bueno Alex. Con lo poco que se ha publicado sobre la geología del Teleno, las explicaciones y esas fotos con los estratos saben a gloria.

  3. oscartabuyo dijo:

    Estupendo reportaje y espectaculares fotos

  4. Santiaguín dijo:

    Muy bonita la excursión. Hace dos años un amigo de Pobladura me quiso llevar desde su pueblo y tuvimos que dar la vuelta porque no sabía ya por dónde había que ir y porque él estaba muy cansado. Otro día subimos desde el camino del Cabrito, pero por su cansancio tuvimos que dar la vuelta. No sé, pero tal vez nos equivocamos de reguero para subir, pero el que cogimos era casi intransitable (este verano no, el anterior) por las urces. Me gustaría que la tercera vez que vaya sea la vencida.
    Por cierto, hablando del Teleno. Me contó que sus abuelos decían que había unos túneles en los que dicen que entraba la gente y salía por el otro lado y le enseñé que en el mapa hay canales romanos, pero túneles no vi.

    • David A. Fdez. dijo:

      Hola Santiaguín:

      La próxima vez que vayas será mejor que te eches de compañero de excursiones al mastín que sale en la entrada porque parece que tu amigo no está por la labor de acompañarte (es broma).

      Lo de los túneles romanos en el Teleno es cierto. En un paraje conocido como “Peñas negras” o “Peña forada” existen dos túneles oradados en la roca de 10 ó 12 metros de longitud. En este enlace tienes una foto de uno de ellos:
      Canal romano

      Un saludo. David Andrés

      • SantiAguin dijo:

        Cierto lo del compañero, jeje. Peña Forada creo que la conozco si es la de Villalibre. Gracias por las fotos y la información.

      • David A. Fdez. dijo:

        Se trata de otra “Peña forada”, no la de Villalibre. Se encuentra en el Teleno.

  5. nieves dijo:

    Muy bonito; vaya senderista que estás hecho; gracias por compartirlo

    • loli dijo:

      Yo creo que el perro temía que os perdierais y por eso os acompañó, no por hambre ni por nada de lo que tu dices, a lo mejor teníais que haberlo dejado donde lo cojisteis.

      • David A. Fdez. dijo:

        Hola Loli.
        Este perro y algún amiguito suyo suelen unirse a los excursionistas que visitan la zona. No se les invita a venir pero amigablemente acompañan a los visitantes y saben perfectamente el camino de vuelta, una majada en el fondo del valle.

  6. loli dijo:

    Este comentario me gusta mas que el publicado en el escrito. Los perros no suben con los excursionista por la comida, suben por la compañia y por estar con gente y por supuesto que saben la vuelta, es el territorio por el que se mueven, tanto con su dueño como con las vacas que de alguna manera pastorean.

    • Pobladura de la sierra dijo:

      Hola, este verano subí al Cobayo grande (se escribe con “y”) y tambíen nos acompañó el mastín, pero los lagos no tenían ni una gota.

      Podríais decirme donde están las peñas negras exactamente para ir esta semana santa?

      • David A. Fdez. dijo:

        La verdad es que este mastín es un aventurero…
        Respecto a la toponímia, en los mapas aparece el término “Coballo”, pero puede ser que también se escriba “Cobayo”, aunque para saberlo a ciencia cierta habría que estudiar el origen de la palabra. Un cobayo es también un conejito de indias pero dudo que este sea el origen del término puesto que estos animalillos son originarios de Perú.
        Te envio al correo un mapa con la localización de Peñas negras.
        Un saludo.

  7. maria jesus bustillo dijo:

    Todas estas explicaciones y fotos son una maravilla, gracias por conpartirlas.
    ¡Cuántas cosas ignoramos de nuesta tierra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s