“La Novela de La Patagonia”, biografía de un maragato en la Argentina

“Ignacio Prieto del Egido, un astorgano en La Patagonia” Por Martín Martínez

LAS PESQUISAS

Vamos a desvelar para los lectores la vida, obras y milagros de un astorgano, notable escritor y que, sin embargo, es un absoluto desconocido en los círculos culturales de la ciudad. Prieto del Egido ha resultado ser un perfecto anónimo en su pueblo de nacimiento. El enigma rodeaba su personalidad, y nadie ha sabido darnos cuenta de quién podía ser, o a qué familia astorgana hubiera pertenecido; a lo más que se llegaba era a la constatación que el apellido del Egido provenía del Páramo. Hoy podemos asegurar que es astorgano, que fue un aventurero y un pionero en la colonización dela Patagonia argentina y que a partir de los 35 años aproximadamente se dedicó a escribir con una posición económica más que desahogada.

Cuando las pesquisas en nuestra ciudad nos fallaron estrepitosamente, las trasladamos a la República Argentina. Sus novelas – especialmente la titulada La novela dela Patagonia, todo un clásico sobre esa región -, sus cuentos, sus libros de poemas, su teatro, nos avalaban la posibilidad de poder encontrar referencias sobre nuestro paisano.

La búsqueda, como en Astorga, fue inútil. Ni siquiera en la Academia Argentina de la Lengua pudieron aportarnos el más mínimo dato; en su Biblioteca, amplia por descontado, no tienen ni un solo título firmado por Prieto del Egido; no existe ninguna referencia sobre este autor o su vida. Miento; el único detalle que, amablemente, nos pasaron dela Bibliotecaera una nota –tal vez periodística que daba a un tal Prieto del Egido como residente en una avenida bonaerense –no recuerdo cuál- en 1932. Eso fue todo. Quede, de todas las maneras, constancia de la amabilidad de los bibliotecarios dela Academia, la cual quiero agradecer; así como el interés prestado por el propio presidente Sr. Barcia.

BUSCÁNDOLE EN ASTORGA

Se daba por sentado que Ignacio Prieto del Egido era astorgano. Pero había que demostrarlo. Comenzamos por revisar las partidas de bautismo en la parroquia de Santa Marta. El cielo se abrió cuando en el último cuarto de siglo (del XIX), iban apareciendo bautizados con los apellidos Prieto del Egido; mas Ignacio no apareció a pesar de seguir hasta bien entrado el siglo XX. Si nació, que sí nació en Astorga, aquí tuvo que ser bautizado. Los pasos había que darlos en la parroquia de San Bartolomé, (que den las gracias para los dos párrocos, don Blas y don Emilio).

Y en san Bartolomé dimos con la partida de bautismo; aquí, ciertamente, se nos abrió el cielo. Ya podíamos certificar con absoluta certeza su naturaleza astorgana. Según reza el documento parroquial había nacido el 11 de octubre de 1895. Era hijo de un conocido hacendado, don Domiciano Prieto Carbajosa, que había llegado a nuestra ciudad desde la localidad vallisoletana de Tiedra; fue concejal allá por 1908 y era propietario –por parte de su esposa- del solar/huerta que le compró el Ayuntamiento para construir el Grupo Escolar con motivo del centenario de los Sitios (hoy sede dela Escuelade Idiomas). Su madre, efectivamente, procedía de la localidad paramesa de Santa María.

El enigma, no obstante, quedaba en pie para nosotros. Lo teníamos por un buen escritor, pero seguía siendo un desconocido, pues nadie nos aproximaba a su obra. Había que considerarlo de la generación de Pepe Aragón, José María Luengo, Félix Cuquerella y otros astorganos de letras. Pero, nunca apareció entre los mismos en los años que estuvo en Astorga; no encontramos rastro de su participación en ninguna revista literaria de juventud ni en colaboraciones de periódicos. Por fin, con la ayuda internauta de Felipe, Juan y Jimena, dimos con un ejemplar de La novela dela Patagonia, en una librería de viejo en la localidad argentina de Rosario.

SE DESCIFRA EL ENIGMA, EN PARTE

Con la partida de bautismo y la novela queda clarificada la identidad del personaje, si bien tenemos un vacío total hasta su estancia en Buenos Aires, donde aparece, según la novela, en 1915, o quizás un par de años antes. Nuestra intuición nos lleva a pensar que como Pepe Aragón, del Egido estudió Administración (Perito Mercantil) en León o enla Escuelade Comercio que por aquellos años funcionaba en la vecina localidad deLa Bañeza. Hemosde recordar que también Aragón –cuatro años mayor que Ignacio- en 1907 se embarcó para Buenos Aires, donde permaneció tres años y de cuya estancia nadie supo nunca nada.

La novela dela Patagonianos da la clave del periplo vital de Prieto del Egido en tierras argentinas. En el prólogo de la misma, Julio R. Barco, inspector de Enseñanza, advierte al lector del carácter biográfico del libro. Con la partida de bautismo pudimos corroborar tal aserto. El protagonista de la novela fue bautizado por el escritor con el nombre de Germán. Y casualmente, hemos visto que en la partida de bautismo del autor, éste tiene como segundo nombre Germán; o sea le llamaron Ignacio Germán. A mayor abundamiento, Barco certifica ese carácter autobiográfico de la novela, porque él conoció personalmente a Germán (o sea Prieto del Egido) en una de sus inspecciones por el departamento de Minas como un raro espécimen de bolichero y literato que hacía números y escribía versos alternativamente detrás del mostrador: don Ignacio Prieto del Egido, y a quien un día le pegaron un malón los famosos bandidos chilenos. Episodios, tanto el de la visita del inspector como el asalto, son narrados en la novela.

Con todo, parte del enigma sigue en pie. Si desde 1915, podemos seguir, paso a paso y bien explicada, con pelos y señales, la vida de Germán, que es la del astorgano, nos gustaría saber cómo fueron sus primeros 20 años. Tenemos aquí un vacío total, por el momento. No sabemos por qué emigró siendo de familia acomodada; no sabemos por qué nunca volvió a Astorga.

Cuando se asentó definitivamente en Buenos Aire remitió a El Pensamiento algunos artículos sobre la emigración maragata a Argentina, en particular sobre Carmen de Patagones. Sin embargo se guarda muy bien de manifestar en la novela su origen astorgano cuando en la introducción dice que Germán descendía de la línea directa de Alonso Quijano; que era español, vamos. Jamás, en las 300 páginas de la obra tiene una nota que se refiera a Astorga. Pasa por Carmen de Patagones, describiendo apenas la población, sin mencionar su fundación por una colonia de maragatos, o sus gentes. Solamente en dos ocasiones cita esta palabra: en el capítulo tercero de la segunda parte durante su estancia en Chichigau (departamento de Chubut), trabaja para una patrona española de la región maragata; era una mujer de aldea, semianalfabeta; con entonación infantil e ignorante como cuando se dirigía a su pequeño hijo: Meguelito, hijo, ¿tú quiés pan?. No queda muy bien parada la maragata que, seguramente, pintaba con absoluta fidelidad.

Otra nota que recuerda su tierra, la nuestra, aparece en el capítulo decimosexto de la misma tercera parte; es pura anécdota al citar la posesión de un caballo al que bautizó con el nombre de “Maragato”. No hemos podido acceder al resto de su obra, pero mucho nos tememos que si en este libro, que es autobiográfico, resulta tan parco para su tierra, en los demás sea lo mismo.

LA NOVELA DE LA PATAGONIA

Prieto del Egido escribe bien, pudiéramos decir que muy bien. Este libro no es una novela, aunque intente novelar su biografía; es, eso sí, una monumental obra documental; un estudio en el que se tratan bien, y en profundidad temas antropológicos, etnográficos, lingüísticos, de folclore, medio ambiente, geográficos, de flora y de fauna. Es, en definitiva, una completa enciclopedia de la Patagonia.

Es el periplo vital de Germán, un emigrante, un astorgano que él silencia. De 1912 a 1915 – lo que nos hace suponer llegó a Buenos Aires con 17 años- trabajó como tenedor de libros en un banco que dice era el Banco Mercantil. En mayo de 1915 comienza su aventura patagónica en el departamento de Neuquén; viaja hasta donde le lleva el ferrocarril, Zapala, y aún más allá a Sañicó. Su intención era hacerse rico, regresar a Buenos Aires y dedicarse a la literatura. Aguantó un año; regresa a la capital, gasta los pocos ahorros que tenía, no encuentra acomodo laboral y viaja por segunda vez ala Patagonia. Ahoraal departamento de Chubut donde trabaja con la maragata citada. Allí aguantó menos; regresó a Buenos Aires, continuó en el paro; la compañía que lo había enviado las veces anteriores a Patagonia lo rechaza por inconstante; así que de nuevo sube al ferrocarril hasta Zapala. Y de allí más lejos, a Chas Malal de donde pasó al departamento de Minas, a Barbacó. Era octubre de 1918.

En Barbacó, decidido a hacer fortuna, se asoció a un comerciante sin escrúpulos y él perdió los que pudiera tener; montó un boliche; sufrió el asalto de los bandidos chilenos en 1922, se “amontonó”, como escribe, con una nativa, tuvo varios hijos, se enriqueció y hacia 1929 regresó definitivamente a Buenos Aires para dedicarse a la literatura y a disfrutar de sus ganancias. Desde entonces, final de la novela, hasta su fallecimiento que hay que anotarlo después de 1966, año que edita la obra sobre Mitre. Que sepamos jamás vino por Astorga, lo que nos hace pensar que su marcha de la ciudad se debió a algún motivo extraño que no se nos alcanza; o tal vez fue víctima del síndrome del emigrante, muy corriente en aquellos años, absolutamente desligados de la familia yla Patria. Esesilencio total de su origen en la novela, corrobora nuestras dudas.

No podemos dejar de remarcar ese carácter enciclopédico de La novela dela Patagonia. Reseñaremosalgunos antetítulos de los diferentes capítulos, tomados al azar: Los araucanos. Breve reseña histórica- costumbres – ritos –posición geográfica – idioma ; canciones –fiestas; costumbres precolombinas –vivienda – enfermedades – alimentación – utensilios – la trilla; organización social –religión – hechiceras – matrimonio – muerte –herencias, etc., etc.

Lleva a cabo una verdadera historia de los diferentes pueblos indígenas que va conociendo a lo largo de sus viajes; describe con precisión y meticulosidad los accidentes geográficos, las altitudes de las montañas, los cauces de los ríos y cuanto encuentra a su paso. La novela se muestra como un perfecto tratado dela Patagonia.notas como asegura el prologuista Barco.

En los catorce o quince años que vivió en aquellas tierras, bolicheando y enriqueciéndose, no dejaba de tomar notas como asegura el prologuista Barco.

Próximo a cumplir los 35 años, quizás alguno más, con su buen montón de pesos ganados no con mucha ortodoxia, bien instalado en la capital federal, publica sus primeros versos (La vida, 1929). Después vendrán obras como Guerra a la guerra (1930), Vidas trágicas (1935), y La novela dela Patagonia(1938). En 1943 da a la imprenta Nieve volada. Poemas patagónicos; por la “novela” sabemos que “nieve volada” le decían en Patagonia a la que con la ventisca se introducía por los intersticios de los precarios edificios que habitaban en aquellos parajes.

También escribió Prieto del Egido varias obras de teatro de las que no tenemos constancia fueran publicadas, aunque parece que algunas fueron representadas en Buenos Aires; sabemos, al menos, de las tituladas Hay que suicidarse, La pensión de la alegría, Mi crack, Un marido celoso y De lacayo a dictador, las dos últimas basadas en temas de Dostoievski.

Después de todo nos quedan en el aire algunas preguntas, que por hoy no tienen respuesta: ¿Por qué se fue de Astorga, perteneciendo a una familia bien acomodada?

¿Qué razones tuvo? ¿Por qué en su novela hurta el lugar de su nacimiento? ¿ Por qué, si aún joven se enriqueció, nunca vino por su ciudad natal? ¿ Por qué en ningún momento cita a la familia? Y ¿por qué si escribió obras de interés nacional para Argentina, como la citada “novela” o “Mitre”, es en aquel país un perfecto desconocido?

Es de esperar que algún día podamos encontrar las respuestas. Hoy nos contentamos con haberlo rescatado del olvido en el que lo teníamos los astorganos.

 Martín Martínez Martínez, Cronista Oficial de Astorga.

Publicado en la revista Argutorio en el nº19 de 2007

Sirvan estas líneas como homenaje a quien durante casi un sexenio fue nuestro Cronista, también amigo y maestro don Luis Alonso Luengo, en el centenario de su nacimiento. Fueron numerosas las ocasiones en las que don Luis hablaba de Ignacio Prieto del Egido, de su astorganismo en la distancia, retratándolo como si de un personaje mítico se tratara. Porque nunca, don Luis, nos daba datos concretos de este escritor que había vivido en Argentina; nunca nos desveló la personalidad del emigrado ni su periplo vital. En su libro Los maragatos, cita don Luis un artículo publicado por Prieto del Egido, en El Pensamiento Astorgano (19.VII.1966) calificando al autor de publicista y fino poeta. Nada más. Al paso de los años hemos entendido el porqué del misterio que rodeaba la figura de Prieto del Egido. Don Luis no llegó a conocerlo, pues había emigrado cuando nuestro cronista contaba siete u ocho años. Y más tarde, de Ignacio se sabía por las esporádicas colaboraciones en El Pensamiento. Que sirvan estas líneas, en el centenario de don Luis, como la recuperación de un astorgano, olvidado de sus paisanos, quizás por su propia voluntad y actitud.

Martín Martínez

———————————————————————————

En 2010, una sobrina de Prieto del Egido, Julia Gómez Prieto, pofesora emérita de la Universidad de Deusto, crea una página dedicada al escritor. En ella nos desvela su relación con el escritor, que pese a que Martín Martínez lo desconócia cuando escribio el artículo, si estuvo de vuelta por tierras maragatas. Esto es lo que nos cuenta la profesroa Julia Gómez, a través de su blog:

“Más de un seguidor de este blog puede mostrar su extrañeza sobre la “reaparición“ de esta novela, publicada en 1938, en el momento actual.

Recientemente jubilada de mi docencia universitaria, mi tiempo libre me ha permitido volver con más detalle sobre este libro, leído hace ya muchos años, y casi olvidado en los anaqueles de mi biblioteca. Su lectura me atrapó por completo, mucho más que la primera vez, e hizo resurgir en mí recuerdos singulares.

Reviví emocionada aquel momento emotivo, muy lejano ya, en que conocí personalmente a su autor, Ignacio PRIETO DEL EGIDO, mi tío materno, siendo yo muy niña, un verano de los años 50 en Astorga. Un encuentro emotivo que habría de marcarme para el resto de mi vida.

Fue en la gran casa familiar de la Plaza Mayor aquella casa que fue durante 30 años el Consulado de Argentina en la Maragatería, y en la que ondeaba orgullosa la bandera blanquiazul. En mi niñez, “volé” muchas veces con mi imaginación por aquel país lejano que despertaba en mi querencias y emociones especiales.

Fue a raíz de la relectura activa de la obra principal, cuando me propuse indagar en la historia de mi familia materna y especialmente en la de Tío Ignacio. Por mi oficio universitario, la investigación histórica es uno de mis placeres. Y es precisamente “La novela de la Patagonia” el hilo conductor de esta actual investigación familiar. A través de su realidad y su ficción, se muestra una historia, una vida, un tiempo y unas circunstancias que enmarcan la epopeya de un emigrante español que se busca la vida en aquella, entonces inhóspita región argentina.

Dentro de 4 años (2014) se cumplirá un siglo de la llegada de Ignacio PRIETO DEL EGIDO a Buenos Aires. Fue uno más de los tres millones y medio de españoles que decidieron emprender el periplo americano hacia la nueva Itaca, para cambiar su vida, en aquellos dramáticos años españoles y europeos, a caballo entre los siglos XIX y XX.

Es el momento de reivindicar la memoria de un excelente escritor, la vigencia de su variada obra (poesía, teatro, novela, artículos de prensa, críticas de arte, etc.). Este es el objetivo que, humildemente, me propongo desarrollar en este blog. ¡ Que los hados me sean favorables!”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Emigración maragata, Literatura maragata y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a “La Novela de La Patagonia”, biografía de un maragato en la Argentina

  1. Gracias por el artículo, es bueno seguir blogs de calidad… Saludos.

  2. Julia Gómez Prieto dijo:

    Muchas gracias por revivir a mi tío Ignacio. Seguid atentos a la web y al blog y le conocereis.
    Julia Gómez Prieto. Universidad de Deusto. Bilbao

    • Raul dijo:

      hola julia. un gusto, te consulto dondo puedo coprar el libro novela de la patagonia. yo soy nativo de Buta Ranquil y quiero saber mas de nuestra historia.. muchas muchas gracias

  3. Pingback: Viedma… Está nevando ahora | Info·DeAKa | Periódico Digital de Noticias

  4. Pingback: El astorgano que ‘colonizó’ la Patagonia, otra entrada sobre Prieto del Egido | Blog del tamboritero maragato

  5. Raul dijo:

    muy bueno.. vos sabes don puedo comprar el libro novela de la patagonia?? muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s