El cáliz de Val de San Lorenzo

“Una posible obra del platero Cristobal de Dueñas” Por Abel Lobato Fernández.

La parroquia de Val de San Lorenzo cuenta con un rico conjunto de piezas de platería, siendo tal vez uno de los más completos de toda la Maragatería. Muchasde ellas, (entre las que se encuentra la pieza que trato en esta ocasión), se custodian hoy día en el Museo de los Caminos de Astorga por razones de seguridad, y solo retornan al pueblo con motivo de las fiestas o grandes acontecimientos.

La cercanía del Val de San Lorenzo con Astorga, sede episcopal y principal centro de producción artístico de la diócesis, unido a  su dependencia de los obispos desdela Edad Media, ha influido notablemente en la configuración del conjunto de piezas de orfebrería de la parroquia, pues todas en su mayoría fueron labradas en dicha ciudad, como lo atestiguan varios documentos y marcas en las piezas. Este rico conjunto que ha llegado hasta hoy, es muestra de la riqueza y prestigio que alcanzó nuestro pueblo en épocas pasadas.

A la hora de realizar este artículo, me he decantado por el cáliz que aquí llamamos “de la fiesta”  debido a su antigüedad (pues sin duda es la pieza de platería más antigua de la parroquia), su valor y el desconocimiento que de él tienen incluso muchos de los propios valuros. Ya el famoso historiador del Arte granadino Manuel Gómez Moreno, cuando visitó la iglesia de Val de San Lorenzo a principios del siglo XX  mientras realizaba su Catálogo Monumental, dio a esta pieza un especial valor.

Por lo que respecta a la descripción física del cáliz, se trata de una pieza de gran belleza en la que todavía se aprecia  la herencia de la orfebrería gótica, si bien el lenguaje decorativo se ha hecho más sobrio y moderno, dentro de los postulados del Renacimiento, que se iban imponiendo en la época en el que se realizó esta pieza.

Si realizamos la descripción del cáliz de abajo a arriba, éste presenta un pie (parte sobre la que se apoya el cáliz), lobulado con borde liso y decoración de pequeñas pestañas que se divide en seis sectores o pétalos, que se decoran con fina decoración simétrica de tipo vegetal (tallos entrelazados, hojas y pequeños frutos).

Sólo dos de los pétalos presentan una decoración diferente y a la vez muy interesante; en el primero, del tallo vegetal salen dos fieras cabezas monstruosas anudadas, mientras que en el segundo aparecen representados algunos de los símbolos de la Pasión de Cristo (Una cruz formada por el entrelazamiento de varias ramas, que bien pudieran aludir a las ramas con que se realizó la corona de espinas y que terminan en una especie de cornucopias, la escala con que se ayudaron para subir y luego bajar a Cristo, el látigo con el que lo azotaron, los tres clavos con que le asieron a la cruz y el cartel con el “INRI” que mandó colocar Poncio Pilatos, que aparece en la parte superior. Esta iconografía dela Pasión responde perfectamente a la misión del cáliz de servir como receptor de la sangre de Cristo tras la consagración.

Por su parte, el ástil (lo que comúnmente conocemos como “mango”), es corto, y el nudo (la parte central y más ancha del ástil), está aplastado, Ambos se decoran con  calados que aún representan modelos tardogóticos, manteniendo ambos  la división hexagonal.  Por último, la subcopa (parte superior del cáliz, en la que se echa el vino),  presenta lenguas lobuladas rodeadas con series de perlas repujadas, que de nuevo mantienen el recuerdo de repertorios góticos anteriores.

Por todo lo anteriormente dicho, esta pieza encuadrarse en un tardogoticismo que cronológicamente enla Diócesisde Astorga llegaría aproximadamente hasta mediados del siglo XVI.

Cuando pude observar el cáliz con más detenimiento, me encontré con dos punzones (firmas); una más sencilla en el pétalo en el que aparecen representados los símbolos dela Pasióny otra en el pétalo con decoración vegetal que está a la izquierda del anterior. En ambos casos la lectura es complicada, pues las letras aparecen muy desgastadas, por lo que no puedo asegurar completamente que lo que yo he leído sea del todo correcto.

Personalmente, en el primer caso vi escrito en letra gótica mayúscula una “R” borrada en la Parte superior y una especie de “H” que en nuestra escritura correspondería con una A. Es decir, que en el primer punzón podrían aparecer las letras “RA”  que indicarían la firma de la localidad donde se realizó la pieza, (En el caso de Astorga el punzón es “RAMA”), o bien la firma del fiel contraste (persona que ejerce el oficio público de contrastar pesas, monedas, etc.) del año en que se realizó esta pieza.

En el caso de la segunda firma, la lectura también es complicada. Dividida en tres líneas, yo creo leer “O/BL/VE”, aunque la línea del medio aparece muy desdibujada por lo que no tengo la completa seguridad de que sean esas las letras.Este punzón de “O/BL/VE”  que aparece en este cáliz, se ha encontrado igual o con ligeras variantes (“O/BL/DVE”) en otras piezas que guardan gran parecido y comparten la misma calidad que este cáliz; por ejemplo en la cruz de Sopeña y Carneros, y en el cáliz de Truchillas, en el que también aparece el punzón RAMA, que acredita al citado Cristóbal como platero astorgano.  Gómez Moreno también vio estos punzones en la cruz de Santa María del Páramo y en la de Santa Colomba de Somoza y en un cáliz de San Justo dela Vega, que he tenido la oportunidad de ver y es casi exacto al nuestro.

Hasta el momento carecemos de un estudio de este Cristóbal, que sin embargo podríamos identificar con el platero Cristóbal de Dueñas que se documenta en la etapa final de su vida, entre 1542 y 1558, repetidas veces. Además es el único orfebre de este nombre en la documentación astorgana, al contratar en 1545 una cruz para Brimeda. Esta cruz se conserva y permite por estilo identificar al platero que punzona “Cristóbal “ con este Cristóbal de Dueñas, de quien pocos datos más se han podido encontrar, pudiendo pensarse que llegó a Astorga a principios del siglo XVI y aquí fallecería en fecha no muy lejana de ese año de 1558 en que por última vez se le documenta.

Como vemos a través del cáliz de Val de San Lorenzo, Cristóbal de Dueñas es un excelente platero, formado en la tradición gótica en la que permanecerá, (ampliando eso sí el repertorio decorativo con motivos de tipo renacentista), aunque ya en estas décadas  avanzadas del siglo XVI, su estilo resulta un poco anticuado.

Con todo lo anteriormente dicho, podremos ver a partir de ahora el cáliz de Val de San Lorenzo de una forma diferente, con el conocimiento de saber quien fue su posible autor (Cristóbal de Dueñas) y su cronología (hacia 1550) y cuáles son sus principales valores y características gracias al conjunto de fotografías que se adjuntan en este artículo. En definitiva; una obra de notable calidad y valor que a partir de ahora saldrá por fin del anonimato.

 Abel Lobato Fernández. Historiador del Arte.

 BIBLIOGRAFÍA:

 GÓMEZ MORENO M. Catálogo Monumental de España: provincia de León. Ed. Facs. León, 1979

LAS EDADES DEL HOMBRE: Yo camino: Ponferrada. Catálogo de la exposición. 2007

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte maragato, Historia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El cáliz de Val de San Lorenzo

  1. farinelli dijo:

    Gracias por subirlo David!! Es genial verlo en color y en la red jeje. Una manera de que llegue a más gente. Un saludo!

  2. David dijo:

    Un artículo muy interesante Abel!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s