Coleccionista de raquetas de tenis de Chana de Somoza

Almacena en su casa de Chana de Somoza las raquetas de las leyendas del tenis. Un total de doscientas palas que mantienen viva la ilusión de quien salta por primera vez al terrreno de juego.

La primera raqueta llegó a las manos de Luis Prieto en los años 70, después vino la segunda, la tercera, luego fueron cincuenta, cien y así hasta sumar un total de doscientas palas que guarda cuidadosamente en su casa de Chana de Somoza, un bonito pueblo que se esconde en lo profundo de la Maragatería. Sólo una pequeña parte de su cuantiosa colección es del propio Prieto, pues lo más sorprendente de esta historia, es que este maragato conserva como «oro en paño» las raquetas de las leyendas del tenis. Vilas, Bjorn Borg, Gerulaitis o Lendl, guardan un trocito de su carrera en las bolsas donde este coleccionista traslada cuidadosamente sus palas. Colección, afición e ilusión son los ingredientes de esta receta que convierten a este maragato en el principal artífice de lo que un día será el museo de las raquetas.

La colección comenzó a fraguarse hace quince años y lo más curioso es que este leonés no ha pagado casi nunca por ninguna de estas raquetas. «Por la que más, seis euros». En tono humilde, el coleccionistas confiesa que en estas palas también está escrita la historia de su vida. «Muchas son regalos de los propios tenistas». La primera raqueta llegó a las manos de Luis Prieto casi sin querer, —comenta el propio coleccionista, «al cambiar de pala en vez de venderlas me las fui quedando, las primeras eran mías y con el tiempo me di cuenta de ¿por qué no coleccionarlas?». Algunos amigos de este leonés se enteraron de esta iniciativa y se las fueron regalando. Hasta los clubs de tenis de Madrid también llegó la noticia y así poco a poco, entre amigos, aficionados y tiendas de segunda mano se fue fraguando esta curiosa colección. El boca a boca ha jugado un papel fundamental en esta tarea. «Muchas raquetas me las dejaban en las recepciones de los clubs, y muchas aún no sé ni su procedencia».

Primer saque

Lo cierto es que aunque este leonés comenzó a jugar por pura afición, «mi primo, Lorenzo Alonso, era mi mejor aliado en el juego», bromea, siempre ha estado muy vinculado al mundo del tenis y del deporte. El club de tenis Coslada fue su primera casa. El siguiente paso fue la conquista de los campeonatos de Madrid y de España, «Tengo ciento y pico trofeos».

Conociendo un poco más la vida de este maragato uno se da cuenta de que el tenis ha sido su pasión, aunque ha tenido que compaginarlo con otros trabajos. «Soy representante de productos de mercería y lencería. El tenis ha sido siempre una afición», argumenta el maragato. Su relación con el mundo del deporte le ha permitido conocer a los árbitros y jueces, por ello «a día de hoy cuando todavía jugamos algún partido, se intenta cuadrar para que no afecte a nuestros trabajos».

Tras su paso por el club de tenis de Coslada, decide fundar el club de veteranos de la misma localidad que participa en todos los campeonatos de Madrid. Más adelante, nuestro coleccionista, fichó por el club de tenis de Pozuelo, donde todavía juega en sus filas. «Llevo ocho años en Pozuelo, y estos dos últimos hemos quedado campeones de Madrid en la modalidad de veteranos», presume Luis Prieto, que este año se ha clasificado para el master que juegan los ocho mejores de cada categoría.

Durante 16 años, Luis Prieto ocupó cargos en la Federación de Tenis de Madrid. Ocho de estos dieciséis fue el presidente del comité juvenil. Destaca que ésta ha sido una etapa preciosa, a pesar de ello «nunca he entrenado a nadie», argumenta. Confiesa que lo más difícil cuando se trata de jóvenes es «lidiar con los padres. Muchos son los que piensan que tienen un Nadal o una Sharapova en casa». Lo más bonito de estar con los jóvenes es ver sus cualidades, — reconoce el coleccionista—, «para jugar al tenis hay que tener la cabeza muy bien amueblada, hasta la cima sólo llegan muy pocos», reconoce. Las lesiones o la adolescencia son las principales causas de abandono de niños, «por los que sin duda yo hubiera apostado».

Muchos de los ejemplares que colecciona Luis Prieto son raquetas de madera, que han sido protagonistas de los acontecimientos deportivos que no volverán a vivirse de la misma manera. Las raquetas son la pluma y la tinta con las que se ha escrito la historia de este deporte. Algunas de las palas que conserva este maragato están dobladas o partidas, fruto de los sentimientos de los tenistas que un día escribieron la historia con ellas. Prieto conserva este tesoro a la espera de que algún día puedan exponerse más allá de los escaparates. Mientras se cumple este sueño, Luis Prieto presta estos tesoros en el campeonato anual de raquetas de madera que se juega en el Manolo Santana Center de Madrid. «Yo no juego este campeonato es sólo para los afiliados del club, sin embargo presto mis raquetas para este tipo de eventos e incluso para fotografiarse con ellas».

Pura satisfacción es lo que sale de la boca de este maragato cuando habla de su colección, y la verdad no le faltan razones.

La historia continúa

Nuestro coleccionista lo tiene claro y entre sus planes de futuro mantiene la idea de seguir jugando al tenis, «todo lo que pueda», argumenta. Espera seguir teniendo éxitos y que «las lesiones me respeten», bromea.

Luis Prieto le da a los jóvenes un consejo muy práctico, «dedicación y paciencia. Los padres deben tener confianza en los entrenadores de sus hijos, que son, con diferencia, los que mejor conocen las cualidades de los niños».

Entre los propósitos que tiene este maragato para el 2012 destaca la creación de un futuro museo. «Queremos empezar configurando una página web para que se puedan ver todas las raquetas a través de la Red». Luis Prieto calcula que cuando la página esté en pleno funcionamiento duplicará su colección, «porque aunque me conoce mucha gente, a través de Internet, otra mucha no sabe que colecciono palas, por lo que pude ser un puente para ampliar la colección». Además, este maragato pretende que la web tenga enlaces y sea interactiva para ofrecer una amplia variedad de las posibilidades de este deporte.

«La mayoría de mis amigos me animan a que amplíe la colección y que intente por todos los medios la consecución del museo, aunque como en todos los ámbitos de la vida, también hay quien te desanima», confiesa Luis Prieto, quien asegura que la idea de crear una exposición con sus raquetas ya cuenta con varios seguidores. «El presidente del club de tenis de Pozuelo de donde soy socio quiere exponerlas, aunque tenemos el problema del sitio. Doscientas raquetas ocupan una barbaridad», bromea nuestro coleccionista quien teme que si alguna vez las muestra en algún lado sin la protección suficiente corra el riesgo de que alguna desaparezca.

Proyecto piloto

Una pequeña imprenta situada en una bocacalle que sale de la plaza Mayor de Astorga es la primera sala de exposiciones que han conocido las raquetas de Luis Prieto. «Un buen amigo, Clemente, me ofreció la posibilidad de exponer parte de mi colección en su viejo escaparate», argumenta este maragato, quien agradece de todo corazón el servicio y la posibilidad que «Clemente me ofreció».

Muchas cosas curiosas sucedieron en el tiempo que las raquetas se lucieron en el escaparate de la imprenta. La primera su periodo de exposición, «inicialmente pensamos tener las palas detrás de los cristales un mes y definitivamente fueron tres», resume Prieto, quien a medida que habla va recordando multitud de anécdotas de esta exposición. «Un anónimo entró en la tienda de mi amigo, curioseó y quiso comprarme una por 6.000 euros». Sin embargo, el coleccionista leonés confiesa que nunca ha vendido, ni piensa vender ninguno de sus preciados ejemplares. «Muchos vecinos se paraban delante del cristal y se hacían fotos y curiosamente más de uno reconoció alguna que otra raqueta como propia o de alguno de sus familiares».

Una labor de todos, «gracias»

Son muchas las personas a las que el maragato Luis Prieto, coleccionista de raquetas y amante del tenis desde su juventud, quiere agradecer su participación en el proyecto. Amigos, familiares, miembros del Ayuntamiento de Astorga… «todos han hecho posible el poder compartir con los demás mi pasión por esta colección», gratifica con sinceridad Luis. Entre ellos, está Juan José Simón, primer teniente alcalde de Astorga y concejal de Deportes del Ayuntamiento, quien ha estado siempre dispuesto a prestarle y poner a su disposición las instalaciones necesarias. Son así muchos los que se han involucrado voluntariamente en una tarea tan bonita como recuperar parte de la historia de un deporte y su forma de practicarlo

Una raqueta ayuda a construir un colegio

Quien piense que coleccionar algo como raquetas de tenis está exento de sorpresas se equivoca. Desde que Luis Prieto las empezó a guardar, se ha visto involucrado en una ‘cadena de favores’ argentina, le han intentado estafar, aprovecharse de su colección o incluso comprar alguno de sus ejemplares a toda costa por una cantidad desorbitada. Un anecdotario curioso para un sencillo aficionado y amante de este deporte.
En el año 2007, el programa de televisión Caiga Quien Caiga (CQC) se puso en contacto con la Federación de Tenis de Madrid —de la que Luis ha formado parte durante 16 años— para ver si alguien tenía una raqueta original de Guillermo Vilas —ex tenista argentino—. «Como yo tenía una se la dejé al equipo de producción», cuenta Luis. Así, entró a formar parte de una ‘cadena de favores’ que el magacín de televisión puso en marcha en Argentina, con la participación de España y Chile, para conseguir dotar a una pobre escuela de la provincia argentina de Salta de todas las infraestructuras de las que carecía. Los objetos se iban revalorizando: desde una sencilla goma de pelo hasta la guitarra de un famoso rockero, pasando por el conjunto de ropa interior de una vedette o, por supuesto, la raqueta que Luis Prieto donó y que fue entregada a Leo Messi, para que éste, a su vez, cediera una camiseta y así seguir la cadena. Una curiosa y solidaria idea en la que este coleccionista puede estar orgulloso de haber participado.
Claro que no todo lo anecdótico que han vivido Luis Prieto y sus raquetas ha sido tan internacional, basta con trasladarse al rastro de Madrid y a una escena tan cotidiana como la del regateo. Así fue como adquirió uno de sus cerca de 200 tesoros de cuerda y madera. Cuenta cómo una de las tantas veces que recorrió el mercadillo un hombre «me pedía por una raqueta ¡300 euros!». «Estaba claro que éste no sabía que yo entendía sobre el mundo del tenis y al final acabó vendiéndomela por 5 euros», recuerda Luis divertido y con cierta ironía.
Curioso también es que, en el Sport Center Manolo Santana de Madrid, se realice actualmente un campeonato anual de tenis en el que se juega con raquetas de madera. Luis no participa en el torneo pero sin él sería más complicado celebrarse pues presta parte de su colección para que los demás jueguen. Un evento que congrega a grandes aficionados y nostálgicos de este deporte que viven así un poco más de cerca aquél tenis de décadas anteriores. Este maragato ve cómo su colección adquiere importancia y se revaloriza. Para eventos deportivos, para hacerse fotos, para reportajes y exposiciones… Luis recibe cada vez más llamadas de expertos, deportistas y curiosos que quieren conocer un poco más de cerca el tenis y su historia.

«Ellas lo dejan, son más inteligentes»

Cada uno, según sus aficiones, decide tener un ejemplo a seguir, un personaje al que imitar, un héroe, un ídolo. En el caso de Luis Prieto, ese es Guillermo Vilas, un ex tenista argentino considerado uno de los mejores jugadores del mundo. De él, por supuesto, tiene una raqueta que conserva con especial cariño y comenta orgulloso que le conoce personalmente y mantienen una «muy buena relación».
Cuando se le pregunta por sus preferencias actuales, dice que «apostaría por Nadal, resulta obvio. Pero hay varios jugadores como Javier Martín (Madrid), Carlos Boluda (Alicante) o Silvia García (Madrid), que ya están destacando como nuevas promesas del tenis». Luis lo sabe bien, pues durante 8 años fue presidente del Comité Juvenil de la Federación de Madrid de tenis, lo que le ha hecho seguir de cerca la evolución de los niños desde que se inician en este deporte. «En proporción, juegan más hombre que mujeres, pero no creo que sea un deporte ‘masculino’ ni que ellos destaquen más. Creo que las mujeres son más inteligentes, saben darse antes cuenta de si van a tener futuro o no en el tenis y no desperdician años con duros entrenamientos. Lo dejan para dedicarse a sus carreras, mientras que ellos se obcecan y pierden años muy importantes para su vida académica», sentencia el maragato.
De entre las casi 200 raquetas que guarda en un pequeño y valorado rincón de su casa, hay cuatro que tienen un significado especial, «son mis favoritas». Ya sea por el jugador que las empuñó, por su antigüedad o su bonita apariencia, Luis se queda con la Adidas de Ivan Lendl, la Wilson de Jimmy Connor, la Donnay de Bjorn Borg y, por supuesto, la que perteneció a su adorado Guillermo Vilas.
Luis Prieto, aunque a diario es representante de productos de mercería y lencería, no ha dejado de lado su amor por el tenis desde los 20 años. El deporte ha crecido con él y no cambia «la época de Bjorn Borg, Gerulaitis, Vilas o Lendl; los años dorados», opina el coleccionista. «Ha habido cambios, como en todo, pero competiciones como la Copa Davis consiguen transmitir una pasión que no caduca con los años. Se ven otros valores y va gente que quizá nunca más asiste a otro partido», explica nuestro coleccionista.
Está claro que, nos traslademos a la época que nos traslademos, hay personas para las que un deporte es algo más que un simple juego.

Diario de León | Ana G. Valencia y Sonia Vidal | 08/01/2012

Raquetas que hacen historia, en Astorga

El maragato, Luis Prieto, mostrará su colección de raquetas de tenis desde el 17 al 28 de agosto de 2012 en la biblioteca

La biblioteca municipal de Astorga acogerá el próximo 17 de agosto la exposición ‘Un recorrido por la historia de las raquetas de tenis’, una colección del leonés, Luis Prieto.

Un total de 200 raquetas de tenis guarda cuidadosamente Luis Prieto en su casa de Chana de Somoza, en la provincia de León.

La primera raqueta llegó a las manos de Luis en los años 70, comenta el coleccionista “iba intercambiando las palas en los partidos con el resto de jugadores y me las fui quedando”, ha afirmado Luis Prieto a leonoticias.
 
A partir de entonces, “mis amigos, compañeros, aficionados, clubs de tenis de Madrid  y otros lugares donde tenía que jugar se fueron enterando de mi iniciativa y me las iban regalando”, ha afirmado este jueves. “A veces, cuando tengo la oportunidad, soy yo quien compro las raquetas, pero a un precio muy asequible. Lo máximo por lo que llegado a pagar por una pala fueron seis euros”, ha asegurado humildemente el aficionado leonés.

Durante los días 17 y 28 de agosto, Astorga acogerá 100 de las 200 raquetas de la colección de Luis Prieto, una exposición que el aficionado espera el mismo éxito que tuvo hace cuatro años, en la primera muestra de la colección. “Fue un éxito rotundo. Muchos aficionados del tenis y curiosos se acercaron a la exposición de las 61 raquetas, que tuve que alargar durante dos meses”, ha asegurado Luis Prieto.  

Una pequeña parte de su numerosa colección es del propio Prieto, y es que lo más destacable del maragato es que guarda raquetas de grandes jugadores de la historia del tenis, así como: Lendl, Vilas, Gerulaitis o Bjorn Borg.
 
Luis Prieto almacena como oro en paño estas 200 raquetas que con ilusión, afición y cuidado convertirá en el principal autor de lo que algún día será el museo de las raquetas de tenis.

El leonés siempre ha estado vinculado al mundo del tenis y del deporte. Sus grandes inicios fueron como jugador junto con su primo Lorenzo Alonso. Además de ello, Luis Prieto ha ocupado durante 16 años cargos en la Federación de Tenis de Madrid. Ocho de estos dieciséis fue el presidente de del comité juvenil.

La mayoría de las raquetas de tenis que colecciona el leonés son de madera, que han sido protagonistas de grandes eventos deportivos. Aunque “también conservo raquetas de jugadores actuales, tales como Rafael Nadal y Feliciano López”, ha afirmado el maragato.

Leonoticias | 16/08/2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Coleccionista de raquetas de tenis de Chana de Somoza

  1. Rogelio Gonzalez dijo:

    Mi única raqueta de colección, y la tengo prácticamente nueva, es la adidas de Ivan Lendl. Felicidades por la colección.

  2. José Miguel dijo:

    Hace 30 años, estaba jugando en el club de tenis donde trabajaba mi abuelo, se acercó un “señor” y se puso a pelotear conmigo. Cuando acabamos, le dije que me gustaba su raqueta, y me la regaló. Al cabo de unos dias supe que era Bjon Borg. Aqui la tengo…. No encuentro este modelo en ningúna web. Es su Donnay clásica negra, pero sin num. de módelo. Solo que va firmada por el, y en la parte superior de la pala pone: Borg Master Superligth. Sabe quien me la podria tasar, para venderla? Gracias

  3. David A. Fdez. dijo:

    La colección de raquetas de tenis de Luis Prieto se expondrá en la biblioteca municipal de Astorga del 17 al 28 de agosto.

  4. Antonio dijo:

    Estoy muy contento,Luis,de compartir tu entusiasmo por el tenis.Que veamos pronto realizado tu deseo de hacer un MUSEO DEL TENIS. Ya tendremos tiempo de hablar,no de tenis,que yo no entiendo;pero de otras muchas cosas que tenemos en común como hijos de nuestro queridísimo pueblo de CHANA DE SOMOZA ¡AÚPA LOS CHANIEGOS¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s