Una empresa granadina busca oro en la Maragatería con fondos de Canadá

La investigación afecta a un área de 4.500 hectáreas entre Lucillo y Foncebadón.

La empresa granadina Fernando de la Fuente Consultores impulsa desde el mes de abril un proyecto doble de investigación para la búsqueda de oro en León. Concretamente, el proyecto, bautizado como Caia y Gala, afecta a 4.500 hectáreas de La Maragatería. El área de exploración, ya tentada por una industria francesa hace tres décadas, se extiende de Foncebadón a Lucillo, y engloba terrenos de Rabanal del Camino, Santa Colomba de Somoza, Andiñuela, Villar de Ciervos y Valdemanzanas.

Según explica el gerente, Fernando de la Fuente, aún están en una fase «muy preliminar centrada en localizar indicios de la existencia del oro, aunque animados por las perspectivas». De hecho, los siete expertos que han trabajado en el análisis litogeoquímico, y que volverán la próxima primavera, han recogido 3.000 muestras del terreno para indagar qué volumen de oro contienen las rocas.

La Junta autorizó el plan investigador a tres años de la empresa el 18 de abril, con un presupuesto de 880.000 euros que financia la Bolsa de Vancouver (Canadá). De momento, han destinado 300.000 euros, pero la inversión podría tornarse millonaria en función de los resultados. «Si confirmamos que existe una cantidad de oro que permita delimitar un yacimiento rentable, la mina generaría trabajo directo e indirecto para mil familias, tras inversiones de cientos de millones de euros», indica De la Fuente. Llegar a ese punto no será fácil ni rápido, ya que las tareas previas a la extracción pueden dilatarse de seis a doce años. Aún queda sondear, cubicar y tantear si esas reservas auríferas pueden explotarse o no. La compañía, que ha reparado varios caminos vecinales, ensalza «la buena acogida» que les han dispensado los alcaldes de la zona. Entienden que si el negocio prospera se convertiría en un auténtico revulsivo para la comarca.

Otros dos focos. Según el servicio territorial de Industria, el interés por el oro se rastrea además en otros dos focos de la provincia, Salamón y Omaña. El primero fue descubierto por British Petroleum en 1985 y analizado hasta el 2008 con siete millones de euros por la Sociedad de Investigación y Explotación Minera de Castilla y León (Siemcalsa), que ha logrado definir un yacimiento de un millón de toneladas (la masa crítica para ser rentable es de dos millones de toneladas). Ahora, «quieren retomar las tareas y abordar una explotación de menor tamaño, aunque se enfrentan a un problema añadido: al estar en un espacio protegido, lograr permisos es más complicado», explica el jefe de Industria, Fernando Bandera.

El proyecto de Omaña, en Santibáñez de la Lomba, funcionó hasta los 50 con impulso de la inglesa Río Negro Limited, ligado a la extracción de cobres grises. La búsqueda del dorado ha atraido a León a multinacionales como Río Tinto (Inglaterra), Outokumpu (Finlandia), Río Narcea Gold Mines (España) y Lundin Mining (Suecia).

La «mayor oportunidad perdida en la provincia para desarrollar una explotación aurífera», según los geólogos de la Junta, se registró en los aluviales de los ríos Omaña y Ería a finales de los ochenta. El proyecto disponía de licencia de explotación, tras el éxito de las catas, pero la fuerte oposición de Mataluenga, Pedregal, Santiago del Molinillo, San Martín de la Falamosa y Las Omañas arruinaron el negocio de la sociedad Promotora de Minas de Carbón (PMC). Los habitantes creían que la explotación condenaría el futuro del valle al quedar los terrenos inservibles para la siembra, desconociendo que el método pasaba por dragar los cauces de ambos ríos con una tolva y aprovechar una piscina de 50 m2 para una restauración automática. La empresa pretendía mover tres millones de m3 de agua, con contenidos de 120 miligramos3, y usar una draga flotante que llegaron a construir en Holanda y que, finalmente, tuvieron que destinar a otro proyecto en Latinoamérica. La inversión inicial superaba el millón de euros. La tierra de Las Omañas es rentable, según los estudios realizados por Dome Mining Co en 1920, Aurífera del Órbigo en 1944 y Sevelar, en 1981, que reflejan unas reservas de 24 millones de m3.

El inventario de la Junta recoge 567 yacimientos con poca rentabilidad

León posee oro. Así lo acredita el inventario de yacimientos auríferos efectuado en 1986 por la Junta, que recoge 567 minas potenciales en la zona occidental de la provincia, y así lo ha constatado también el servicio territorial de Industria. El jefe del área, Fernando Bandera, señala que «el interés por el oro leonés es recurrente cada vez que se dispara la cotización internacional del metal, como ahora, que existe un rebrote». Desde su departamento apuestan por conjugar la defensa del medio ambiente con el desarrollo, ya que la puesta en marcha de una mina podría reactivar la economía de muchas poblaciones hoy en decadencia. El problema del oro de la provincia es la cantidad en la que se presenta, que obliga a realizar grandes movimientos de tierra, lo que dispara los costes. Los yacimientos localizados hasta ahora no alcanzan los dos millones de toneladas necesarios para ser rentables.

«Lo único claro es que los romanos excavaron y encontraron oro primario en León sin importarles los costes para llegar al metal, ya que lo solucionaban con un grupo más o varios de esclavos. La diferencia actual para abordar una explotación es que hay que tener en cuenta las coordenadas económicas, que frenan muchos de los intentos tras años de investigación, porque la cantidad de oro no hace rentable la extracción», indica.

Diario de León | Pilar Infiesta | 10/01/2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Una empresa granadina busca oro en la Maragatería con fondos de Canadá

  1. David A. Fdez. dijo:

    Comentario de Jose Antonio Abella Gavela desde el blog del tamboritero en facebook:
    “Hemos coincidido en insertar la noticia. De todas maneras me remito a mi comentario, y digo mas; porque entre el campo de tiro, los parques eolicos, y ahora esto. Lo importante es ser muy incisivos en preservar al maximo nuestro patrimonio cultural y natural. Seguro que habra muchas mas opiniones…”

  2. J. C. Campos dijo:

    Por lo que se ve, mucho me temo que si se encuentra un yacimiento rentable nada impedirá que comience la explotación, aunque se contemple a largo plazo.
    Llegados a ese punto la pregunta es si se van a exigir garantías de todo tipo y compensaciones como dios manda (no olvidemos que no vienen a hacernos un favor, sino a llevarse el oro).
    Porque claro, los romanos también “dieron trabajo y revitalizaron la zona”…

  3. David M. dijo:

    Espero que esto no llegue a nada. Estas empresas se aprovechan de este tipo de rumores para subir su valor y poder captar dinero más fácilmente. Ya se vio que no era rentable explotar el oro de maragatería, pero aprovechan el precio actual del oro para decir que sí puede ser rentable.
    Esta va a ser la próxima burubuja en reventar. Espero que antes de que claven una palada en el terreno.

  4. Arbello dijo:

    Todo aprovechamiento sostenible es bueno para la economía de la zona, pero de sobra sabemos que eso en la práctica nunca sucede.
    Como ejemplo el atropello cometido durante años sobre el rio Turienzo por las canteras que extraen sus áridos, que han acabado con su población piscícola.

  5. Pingback: La fiebre del oro vuelve a La Maragatería | Blog del tamboritero maragato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s