El canto del “Ramo de Navidad” en Maragatería

<<El ramo, expresión de la religiosidad popular>>

Por José Manuel Sutil Pérez

El canto del “ramo” ha sido tradicional -actualmente se ha vuelto a recuperar- no sólo en la comarca de Maragatería, sino en todas las comarcas leonesas, como podemos demostrar por una abundante documentación.

 Tres son las modalidades de ramos que nos podemos encontrar en el folklore tradicional maragato y leonés: “Ramos festivos” –normalmente en honor de la Virgen o del Santo patrón, “ramos de boda” -en los que incluimos los “ramos de Misacantano” y los “ramos de Navidad”, de los cuales nos ocupamos en este trabajo.

El “canto del ramo” ha estado durante siglos unido a la religiosidad popular lo mismo que el “exvoto”, con el que tiene mucho en común. Aunque los motivos de “cantar el ramo” son múltiples, sin embargo, pienso que en la base del mismo -igual que en el exvoto- es un ofrecimiento de carácter religioso popular. El exvoto es el cumplimiento de una promesa, de un ofrecimiento y el ramo, en la mayoría de los casos, también. Se distingue del exvoto en que éste para que sea considerado como tal, tiene que ser público, permanente y testimonial, pero no permanente ya que, en la mayoría de los casos, los elementos de los que consta: cera, frutos, dulces, flores, estan destinados no a permanecer sino a consumirse.

 Después de estas elementales notas para situar al lector, le ofrecemos varias muestras de “ramos de Navidad”…

 Ramos de Navidad en Maragatería

Es muy abundante en la documentación del Archivo Diocesano -especialmente en los libros llamados de “fábrica”- anotaciones y referencias al “ramo de Navidad” y otras costumbres populares relacionadas con las celebraciones navideñas y que caen, de lleno, dentro de la religiosidad popular. Como en la relación de la mayoría de los pueblos de Maragatería de los que tenemos documentación sobre el tema, nos llevaría a un trabajo exhaustivo (desproporcionado al espacio cedido para el presente artículo), nos detendremos en varias localidades más significativas, dejando para su momento la publicación completa sobre tan interesante tema, relacionado de lleno con la cultura tradicional maragata y leonesa.

 a) Morales de la Somoza o del Arcediano

 Es curioso el caso de este pueblo situado a la vera del Turienzo, por la rica documentación que nos ofrece sobre costumbres y tradiciones relacionadas con la religiosidad popular, que ha llegado hasta nosotros gracias a la pluma de unos párrocos que son los mejores notarios que los tiempos pasados nos ha dejado.

 La primera mención del “ramo de Navidad” en Morales la encontramos en el apartado de “Cargo de Maravedises” del año de 1790. Tres menciones nos ha dejado el párroco don Pedro Arias de Prada:

  • “Quarenta y dos rls. importe de dos corderas que dieron de limosna a Ntra. Sra. la noche de Navidad del añoo de 89 (1789) y se vendieron en la referida cantidad de 42 rls.”.
  • Quatro rls. que dio Manuel Caballero por un ramo que salió de limosna en la misma noche de Navidad”.
  • “Cinco rls. y medio de una rosca que en dicha noche de Navidad salió de limosna”.

En primer lugar se nos confirma con estas anotaciones del párroco que además del tradicional “canto del ramo” la “noche de Navidad” se ofrecían al niño Jesús o -como en este caso de Morales a la Santísima Virgen- ofrendas como “corderas” o dulces típicos, como “roscas”. Probablemente al terminar la celebración litúrgica se subastaban las ofrendas en especie o en animales que se habían ofrecido en el ramo. Sin duda que en estos ramos y ofrendas navideñas eran los jóvenes y no las mozas las que tenían un protagonismo destacado, como hemos comprobado en otros pueblos cercanos a Morales, como es el caso del Val de San Lorenzo, quedando para las fiestas de la Virgen –la Carballeda en el Val y la del Rosario en Morales- la intervención exclusiva de las mujeres. En el apartado de “Cargo” de 1821 anotó el párroco don José García Melgar: “Yten de un ramo que dieron las mozas a Ntra. Sra. del Rosario ocho rls.”.

Por último, en 1816, de nuevo el párroco de Morales, don José García Melgar, anotó en el cap¡tulo de “Cargo”: “Yten de ramos de ofertas de Navidad treinta y cuatro rls.“.

Por si quedaba alguna duda de las ofrendas que portaba el “ramo de Navidad” el mismo párroco de Morales anotó en las cuentas de 1818: “Yten de ramos de roscas la noche de Navidad trece rls.”.

b) Val de San Román

El Val de San Román es otro de los pueblos de la Maragater¡a que no ha centrado el interés de los investigadores y estudiosos del folklore maragato -todo lo contrario sucede con el inmediato de Val de San Lorenzo- sin embargo, al igual que Morales, es muy rica su documentación, en cuanto a la religiosidad popular se refiere.Don Fernando de la Trapiella y Montemayor, “cura de los Vales”, dejó anotado en las cuentas de 1761, capítulo de “Cargo“: “Más un real de las manzanas que ofrecieron el d¡a de Navidad…“. Está claro que las ofrendas del “ramo de Navidad” eran muy variadas y que al ser subastadas contribuían a los ingresos de la parroquia.Es el mismo cura, don Fernando de la Trapiella, el que en las cuentas del año 1772 anotó: “Más cinco quartillos de roscas el d¡a de Navidad”.En el año de 1775 anota: “Más dos quartales de roscas y bollos d¡a de Navidad“.Por último, el cura del Val de San Román el año de 1776 en el capítulo “Cargo de pan” dejó anotado: “Más dos quartales y diez quartillos de centeno de las roscas del d¡a de Navidad...”.Es interesante esta anotación pues por ella sabemos que la materia prima de “las roscas de Navidad” era el centeno y que las jóvenes que ofrecían el ramo lo compraban a la panera de la parroquia. Durante el resto del siglo XVIII se mantuvo la costumbre del “Ramo de Navidad” en el Val de San Román, alternando los ramos de “roscas” con los de “manzanas” como ofrenda que, posteriormente se subastaba.

Ramos de Navidad en la Cepeda

 En la Cepeda, comarca rica en tradiciones y no muy estudiada hasta ahora en este aspecto, eran frecuentes los “ramos de Navidad” en sus pueblos. Para no excedernos del espacio que nos han dado, mencionaremos solamente al pueblo de Zacos.

Zacos de Cepeda

Es la tradición oral la que nos ha dado los datos sobre el “ramo de Navidad” en este pueblo. En Zacos intervenían mozos y mozas y un grupo de pastores. En el ramo se ofrecían manzanas, naranjas y la “paneta” -anguila de dulce muy típica en el tiempo navideño. No faltaba el canto de entrada en el pórtico del templo, pidiendo permiso para entrar a cantar; ofrecemos unas letras al lector:

“En este portal estamos

a la luz de las estrellas,

esperando al Mayordomo

que nos venga a abrir las puertas”.

Los pastores llevaban un carrito adornado también con frutos de la época, especialmente manzanas y la t¡pica “paneta”. Los mozos del pueblo que también llevaban su “ramo de Navidad”, después de pedir permiso, algún año cantaron ya dentro del templo:

“Apártense los señores

y no miren de frentepues si no me conocéis

soy el hijo el Presidente”.

Para terminar decir que el día de Navidad, después de la Misa mayor, en la plaza delante de la Iglesia se sorteaban tanto el “ramo” de mozos y mozas, como el “carro” de los pastores. La recaudación se entregaba parte al párroco y parte para una merienda juvenil. Recomiendo al lector que quiera ampliar este tema de los ramos en esta localidad cepedana la lectura del libro “Zacos”, edición preparada por el Archivero diocesano y el párroco de Zacos.

José Manuel Sútil Pérez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Navidad en Maragatería y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s