El primer habitante de Nueva Prada de la Sierra

Antonio Santos se ha afincado en el despoblado pueblo maragato para recuperarlo y poder vivir en sintonía con la naturaleza.Prada de la Sierra tiene un habitante desde hace seis meses. Antonio Santos Martínez, 53 años, es el primer repoblador de este núcleo del municipio de Santa Colomba de Somoza, que hace casi veinte años dejó de tener categoría de pueblo. Hincado en un vaciado de montaña obra de la extracción romana de oro, el despoblado quiere renacer. “Llegué por la crisis. Soy albañil y no hay trabajo, aquí tengo la posibilidad de vivir de forma económica con mi hijo”, explica Antonio Santos, que desde el pasado 4 de diciembre es además el nuevo presidente de la Asociación Nueva Prada de la Sierra. Este hombre sabe que tiene por delante una labor inmensa, reconstruir un pueblo que ha dejado de existir en el Instituto Nacional de Estadística y que al Ayuntamiento al que pertenece, con 16 pedanías más tres despoblados, se le hace muy cuesta arriba asumir el coste de reponer los servicios básicos de agua, luz y alcantarillado.

“He venido buscando paz y tranquilidad porque cuando hay dificultades de trabajo en la ciudad y tienes un hijo, es duro. Me he encontrado con este problema pero he decidido coger la sartén por el mango. Tenía dos opciones, irme o hacer frente a la situación, he optado por la segunda porque me necesitan y han confiado en mí”, señala el único habitante de Prada, que lejos de huir quiere luchar y por eso el pasado domingo la asamblea de la Asociación Nueva Prada de la Sierra, celebrada en la Biblioteca Municipal de Astorga, le dio el respaldo mayoritario.

Con su nombramiento, los socios han dicho que quieren cambiar las formas y el fondo de cómo se estaban haciendo las cosas. Desde su fundación hace seis años, la asociación y el Ayuntamiento de Santa Colomba han mantenido una relación conflictiva que ha llegado a los juzgados, pero Antonio Santos quiere romper esa dinámica, “la gente me ha apoyado porque veían que lo que se estaba haciendo no era el camino. La confrontación no sirve, sólo el diálogo. Me gustaría que salváramos las diferencias y encontráramos la manera de empezar poco a poco. En realidad quienes tenemos que levantar el pueblo somos nosotros, yo vivo aquí y para mí es fácil ir haciendo hacenderas para limpiar la maleza y motivar a la gente”.
Su proyecto para Prada lo resume en la carta que ha enviado a los socios, en la que expresa que sería una gran alegría para la junta directiva “si después de un tiempo hemos conseguido la confianza y el prestigio necesario para la asociación. Deseamos que ésta sea la señal que nos identifique y nos motive esencialmente para sacar adelante este proyecto de Nueva Prada de la Sierra. Yo confío en que todos compartan este criterio y sea también su mayor y mejor interés, por encima de los problemas que puedan surgir. Pienso que hay una deuda con el pasado que nos obliga a este esfuerzo y fines por los que nos reunimos y buscamos una solución conjuntamente”.

Los sonidos del silencio
Lejos de conflictos y enfrentamientos, Antonio vive en una casa situada en una de las partes más altas del pueblo, en un entorno de paz único. A Prada sólo se llega por dos pistas de tierra que levantan un muro de contención imaginario contra los ruidos. Cuando cae la noche “escucho ese silencio tan enorme que me anima interiormente. Vivo en plena naturaleza, me cruzo a menudo con jabalíes, con corzos… Escuchar el sonido de la naturaleza es muy agradable, aquí vives, te apartas de todo el estrés de la ciudad”.
Este hombre con madera de pionero nació en el campo, recuerda que una de las tristezas más grandes de su vida fue “cuando me llevaron de pequeño para León. Venir aquí ha sido como regresar a mi infancia, aquel sentimiento de escuchar el viento, el río, los pájaros, los insectos… lo volví a encontrar aquí”. Su relación con la naturaleza es de escucha permanente, “ella nos obliga a esforzarnos continuamente, si no tienes leña no puedes calentarte, has de intentar mantener una buena salud” para poder resistir a sus cambios y sus exigencias. Antonio se enfrenta a su primer invierno. Si nevara mucho y Prada se quedara incomunicada se irá a Foncebadón, donde está empadronado, para que su hijo siga yendo a la escuela en Astorga.

No cabe duda que el proyecto de la Nueva Prada de la Sierra se ha convertido también en su proyecto de vida, “quiero vivir en sintonía con la naturaleza, luchar por esta zona y por recuperar el pueblo tal como fue”, concluye tajante Antonio Santos Martínez, natural de Villamanín.

La Crónica de León. M.A. Reinares. 12/XII/2011

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Emigración maragata, Eventos y noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El primer habitante de Nueva Prada de la Sierra

  1. David A. Fdez. dijo:

    Comentario de Ester Calleja desde el blog del tamboritero maragato en Facebook:
    “Si no se hubiese creado el parque eólico ¿también estarían dispuestos a venir a “vivir en sintonía con la naturaleza”?, ¿lucharían igualmente por un pueblo al que abandonaron y no se acordaron de él hasta ahora? … O estoy muy equivocada o aquí hay algo más que “amor al pasado”…”

  2. near Prada dijo:

    Sobre el comentario anterior contestarle que desgraciadamente en la situación en que estamos viviendo y afortunadamente en el caso de este hombre, porque ha tenido la valentía de dejar de vivir de las subvenciones y la limosna que el Estado ofrece a los parados, e instalarse a trabajar en este pueblo y de paso, quién sabe, si animar a otros parados a dejar la vida de estrecheces, desahucios y búsqueda en contenedores que les espera en la ciudad y emprender una nueva vida en los pueblos. Nuestros padres se fueron a la ciudad en los 60 buscando una vida mejor y ahora nos toca a los hijos retornar a los pueblos por la misma razón. De paso comentar que ¿acaso algunos habitantes de los pueblos vivirían en ellos si acabarán las subvenciones europeas a la agricultura y la ganadería?, en este caso de amor a la naturaleza y al pasado tampoco hay nada. En vez de buscar segundas intenciones a la libre decisión de un nuevo vecino deberíamos agradecer su valentía y apoyar a todos los que quieran seguir sus pasos. Ánimo Antonio.

  3. jose dijo:

    Buenas, quisiera más información.
    Gracias

  4. Pingback: Asamblea de Nueva Prada de la Sierra | Blog del tamboritero maragato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s