Casa rural “La Velada”, Luyego de Somoza

“A la luz del Candil”

Por Nuria González

Luyego de Somoza. Hace 150 años era el lugar en el que los jóvenes de la maragatería cantaban y bailaban a la luz del candil durante las noches de invierno. Hoy, La Velada mantiene su espíritu en una casa rural de alquiler completo

Una tradicional casa maragata alberga un alojamiento rural que hace honor a su nombre. La Velada es una casa rural de alquiler completo, situada en la localidad de Luyego de Somoza, a un paso de Astorga y del mítico Teleno. Está enclavada en el corazón de la maragatería.

Aunque la casa data del año 1849, fue restaurada siglo y medio después, siempre conservando el espíritu tradicional que ofrecen sus materiales y haciendo gala del entorno en el que se ubica. Muros de piedra, vigas de maderas o un horno interior son algunos de los vestigios del pasado que no impiden a este alojamiento disponer de todas las comodidades de hoy en día para ofrecer el máximo confort a sus huéspedes.

Hace decenas de años, cuando pertenecía a la señora Antonia, era el lugar al que acudían los jóvenes de la zona para pasar las noches del crudo invierno leonés. A tejer —las mujeres— y a cantar y a bailar —junto con los hombres— a la luz del candil. De tantas y tantas veladas ha robado el nombre por el que se ha conoce hoy.

La casa consta de cuatro habitaciones, tres de ellas con cama de matrimonio, y dos baños, un amplio comedor, un salón con chimenea y cocina totalmente equipada, además de un tradicional patio maragato con barbacoa.

Un alojamiento con encanto que ofrece una amplia oferta de ocio y naturaleza a sus visitantes. Así, por ejemplo, las rutas de la Cascada Alta o el ascenso al Pico Sanguiñal además de la ruta por los yacimientos auríferos del Duerna o el circuito de alta montaña conocido como La Cuerda de la Sierra del Teleno (Molinaferrera). De todas ellas se ofrece información en este establecimiento.

Frente a la casa se alza la sierra del Teleno, que alberga la mayor mina de oro romano conocida. Toda la sierra hasta el río Duerna esta surcada de canales, restos de labores y poblados que merece la pena conocer.

Otra de las propuestas que hacen desde este alojamiento es pescar o pasear por las riberas del el río Duerna. Un privilegio y una experiencia más que agradable, dicen. El agua es totalmente transparente y hasta se pueden ver las truchas. En sus riberas crecen alisos, salgueras, fresnos, cerezos, chopos y robles. Desde el punto de vista cultural es especialmente interesante conocer la arquitectura de los pueblos de la zona, Quintanilla de Somoza, Boisán o los más conocidos de Castrillo o Santiagomillas. Muy cerca está también la bimilenaria ciudad de Astorga que, sin duda, no dejará indiferente a quien no la conozca.

Por supuesto, en la gastronomía no puede faltar el rey de la olla, que es el cocido maragato. En esta zona existen numerosos restaurantes que ofrecen este menú a un precio asequible.

Diario de León 18 de noviembre de 2011

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arquitectura tradicional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s