La artesanía de la madera en Maragatería

Isidro Martínez Rodriguez, autor del libro "La artesanía de la madera en Maragatería"

Isidro Martínez: «Actualmente, en León, todo juega en contra de las artesanías tradicionales»

«Hace diez años que la gente del municipio de Lucillo dejó de hacer madreñas, o como se dicen aquí, galochas ». «Se hacían de maderas blandas, de humero o aliso, así que los chavales acababan siempre rompiéndolas de tanto ponerlas». «La gente ya casi no las usa, a lo mejor sólo para entrar en la cuadra, pero como tampoco hay cuadras pequeñas junto a las casas…». Estas reflexiones son de Isidro Martínez Rodríguez, periodista de El Faro astorgano y autor del libro La artesanía de la madera en Maragatería

La artesanía de la madera en Maragatería

Buen conocedor de la comarca maragata, ha centrado su estudio en el ayuntamiento de Lucillo, hogar de reconocidos artesanos de la madera. Allí, en Filiel, Molinaferrera, Piedras Albas… se ha venido trabajando desde tiempo inmemorial la urz y el boj; y también el nogal, el peral o el moral para crear cucharas, cubiertos, castañuelas, adornos, carracas, tambores y flautas maragatas de tres agujeros. Sólo ahora, según asegura Isidro Martínez, ha quedado retenida la tradición en los más mayores, muchos de los cuales ya se han trasladado a la ciudad de Astorga. Cada uno de ellos tiene «sus propios secretos», dice, «para tratar la madera», un patrimonio que resulta urgente fijar y divulgar «para evitar que se pierda». Para secar y conservar la madera y evitar que se agriete, «unos la entierran o la cuecen, otros la sumergen en agua fría». «Trucos» de unos artesanos que, en la zona, no suman más de quince personas, afirma Martínez. «Hoy, en León, casi todo está en contra de las artesanías tradicionales», se lamenta este periodista e investigador. La gente joven no se interesa por los oficios de sus mayores, prendas emblemáticas de las comarcas leonesas como las madreñas dejan de tener sentido y cada vez van quedando menos tamboriteros que precisen un constructor de instrumentos. «En León se deja todo, se olvida todo…». Contra ello, apunta una feliz idea: crear asignaturas en los colegios de cultura tradicional.

Fuente: Diario de León 

Isidro Martínez ha sido ponente en varias charlas culturales. Una de las últimas en Val de San Lorenzo bajo el título:  ¿A QUÉ SABE LA MADERA DE BOJ? (Artesanos de la madera en Maragatería)

Sinopsis de su intervención:

“Algo muy profundo debe animar a esta gente especial que es capaz de estar tocando la flauta y el tamboril tres, cuatro o cinco horas. En realidad no miden el tiempo de la música con el reloj, y por eso acaban cuando el último bailarín se encuentra cansado.

Es la tradición musical, junto a la indumentaria, lo que más se nota, lo que más se ve en Maragatería, pero en la vecindad, a la sombra de la casa, en Filiel, o en el monte de Lucillo, algunas docenas de pastores, que después tendrían cualquier otra profesión, aprendieron a mimar la madera de boj, de brezo o de cerezo, y a convertirla en sonido de castañuelas, en música de flauta o en redoble de tambor maragato.

Algo muy especial debe brotar, o conservarse en el alma de Maragatería, para que algunas de sus gentes sigan creando instrumentos de madera para la música, para la casa o para el ocio, con el único aliado de una navaja y la paciencia y la sabiduría ancestral de sus abuelos.

Algo emocionante siente el hablante cuando repasa los nombres de algunos maragatos que han vivido al lado de una navaja, siempre en el bolsillo, para que no se perdiese ningún buen palo de boj, que pudiera tocarse en música.”

ISIDRO MARTÍNEZ RODRÍGUEZ

Nace en Posadilla de la Vega, estudia en Astorga, Madrid y Barcelona y se licencia en Periodismo en la Universidad de Bellaterra.

Su labor profesional la inicia en El Pensamiento Astorgano, a finales de los años setenta, y posteriormente entra en la redacción de El Faro Astorgano, en donde permanece durante treinta años, siendo su etapa final como director. También es redactor y fotógrafo de la revista Montañas del Teleno donde realiza importantes aportaciones etnográficas.

Además de escribir todos los días, ha colaborado en la radio y en periódicos de otras provincias. Ha escrito algún libro. Conoce todos los pueblos de Maragatería y a buena parte de sus gentes, y ha hecho investigaciones becadas sobre los artesanos de la madera y sobre las ermitas de Maragatería.

Ha recibido algunos premios, pero sobre todo sigue teniendo curiosidad y ganas de aprender de las gentes que han sido capaces de conservar la sabiduría popular durante siglos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artesanos maragatos, Literatura maragata y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La artesanía de la madera en Maragatería

  1. Pingback: En recuerdo de Reta | Blog del tamboritero maragato

  2. Pingback: Javier García de Cabo, tamboritero de Val de San Lorenzo | Blog del tamboritero maragato

  3. Pingback: Maximiliano Arce Simón, “Maxi”, el tamboritero de Rabanal del Camino | Blog del tamboritero maragato

  4. Pingback: Val de San Román, brillar al lado del hermano mayor | Blog del tamboritero maragato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s