Conocer nuestros bailes

Hace tiempo, mi buen amigo David Martínez y yo, decimos escribir un artículo sobre el baile maragato para una revista independiente que se pretendía distribuir en Astorga. Lamentablemente la  publicación de la revista no se pudo llevar a cabo por diversos motivos, pero después de cuatro años y gracias a las ventajas que nos ofrece internet, sacamos a la luz este artículo que sigue y seguirá vigente mucho tiempo. 

<<Conocer nuestros bailes>>

“Para comprender el baile maragato es imprescindible dejar a un lado la idea preconcebida que tenemos en nuestra cabeza. El baile no se limita al “clas-carras-clas-clas”, al “tum-turum-tum-tum” ni a unos cuantos “tirulirus”; no se puede concebir una tradición folclórica a base de tópicos. Ésta sería una concepción muy rápida y cruel basada en el estereotipo y que realmente se aleja de la realidad.

La música maragata está compuesta por cantidad de tonadas y por una gran variedad de ritmos que marcan los bailes. Por otro lado, la danza maragata es estéticamente austera lo que la caracteriza de una gran elegancia. Destaca más en ella los movimientos masculinos con las castañuelas en alto, pasos más marcados y espectaculares zapatetas frente a la actitud más recatada, en la coreografía, de las mujeres.

Sobre esto son varios los escritores que han dado su opinión, muchas veces desacertada. Se ha dicho del baile maragato que es un baile serio, casi litúrgico, cerrado en sus ritos (seguramente no dirían esto si conocieran las letras picantes de sus tonadas). Pero no debemos llevarnos a engaño. Las danzas ancestrales maragatas son de estructura abierta y participativa, en ellas destaca la participación no solo de los mozos y mozas sino también de casados y de niños a diferencia de otras zonas de tradición folclórica. De hecho la existencia del baile maragato y de su pervivencia en el tiempo se debe básicamente a que permite la diversión en grupo y todo esto contando únicamente con la presencia del tamboritero. Además la danza hace al individuo sentirse miembro de un grupo, que es uno de los factores que ha condicionado que la cultura maragata siga existiendo hasta nuestros días.

Actualmente el baile maragato goza de “buena salud” en comparación a otras regiones. En otras partes las danzas tradicionales se han perdido a nivel popular y se limitan a ser “escenificados” por grupos de baile, sin embargo en los pueblos maragatos se conserva bastante bien en este sentido porque la gente que sale a bailar lo hace espontáneamente y conoce los bailes. Esto nos indica que la tradición musical está viva y no se limita a bailes de exhibición como en otras partes. Con esto no se quiere decir que los grupos folclóricos no sean necesarios, todo lo contrario, deben existir para dar a conocer las peculiaridades culturales maragatas en los certámenes folclóricos y también para su participación en actos oficiales. Incluso sirven para enseñar, conservar y crear bailes y coreografías.

Lo preocupante de la situación actual es que la mayoría de la gente que lo baila son personas mayores, y muchos de los jóvenes que lo bailan son residentes eventuales, hijos de gente que vive fuera y que solo vienen en a veranear. Con lo cual la gente joven de la zona que baila es poca.

Por otra parte los responsables de las fiestas de los pueblos no deberían permitir  nunca que faltase la figura del tamboritero en ningún cartel de fiestas. Sería muy triste que se perdiera una tradición que ha tenido una larga evolución hasta llegar a ser como es.

Asimismo nos gustaría que desde los organismos oficiales se velara realmente por la conservación de los bailes tradicionales y que no se dieran situaciones como en localidades cercanas a la nuestra, que por cuestiones de moda y olvidando su tradición, imparten cursos de sevillanas.

Animamos a todo el mundo a detenerse un día a ver un baile e incluso a participar en el y así poder decidir con un fundamento si le gusta o no. Seguro que alguno se lleva una sorpresa agradable.”

 Marzo de 2007

David Martínez y David Andrés.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bailes maragatos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conocer nuestros bailes

  1. Pingback: Fiestas maragatas: tercer fin de semana de julio | Blog del tamboritero maragato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s